Aparta el tablero que no me deja pensar

alfilinquieto
alfilinquieto
Apr 22, 2016, 2:42 AM |
2

Siempre me ha resultado muy curioso ver como algunos jugadores cuando están en su fase de máxima concentración prefieren no ver el tablero mientras que hay otros que prácticamente parece que van a comérselo estudiándolo con una concentración propia del que está desentrañando los misterios más oscuros del universo.

 

Boris Gelfand
Concentrándonos en los primeros hay que decir que hay de todo, los que se tapan los ojos con la mano, los que ligeramente levantan la cabeza con la mirada perdida y hasta los que directamente se apartan como si el tablero fuese su enemigo y la realidad que ven ante sus ojos les estorbase haciendo más difíciles sus cálculos.

Creo que prácticamente todos los jugadores de alto nivel en algún momento de la partida desvían la mirada para concentrase mejor pero hay algunos que son famosos por ello como Boris Gelfand, Vassily Ivanchuk o Hikaru Nakamura entre otros.
Hikaru Nakamura


Me imagino que al nivel de concentración y cálculo al que llegan estos grandes maestros debe ser tan poderoso lo que pasa en su cabeza que les debe molestar encontrarse continuamente con la tozuda realidad que les muestra el tablero. Llegado el punto en que esa realidad perturba sus pensamientos prefieren miran a cualquier otro sitio, donde sea, o taparse los ojos, cualquier cosa excepto contemplar ese objeto mágico que les traerá de vuelta a la vida.

Cuando uno empieza a jugar al ajedrez lo hace en un plano físico, mueves y comes piezas. Poco a poco se va volviendo cada vez más mental, con cálculos y combinaciones.  Luego a medida que el nivel va aumentando se convierte en una actividad puramente abstracta cuyo medio para expresar aquello que ocurre en la imaginación de los jugadores son las piezas y el tablero. 


Vassily Ivanchuk
La mayoría de mortales aun calculamos mejor con un tablero delante que sin él. Pero unos pocos elegidos por los dioses llevan el ajedrez tan adentro, que no es que ya no necesiten tablero, sino que incluso les puede llegar a molestar.



Más ajedrez en: El Alfil Inquieto