x
Chess - Play & Learn

Chess.com

FREE - In Google Play

FREE - in Win Phone Store

VIEW
Las aventuras de un peon h doblado (1)

Las aventuras de un peon h doblado (1)

george1977
Nov 20, 2010, 12:43 PM 33

Ayer, buscando libros y revistas (Jaque, Peón de rey, Europe Echècs...) que poder prestar a la gente del grupo de perfeccionamiento encontré una perteneciente a noviembre de 2007.

Decidí ojearla y vi un artículo bastante interesante escrito por el gran comentarista (y Gran Maestro) Mihail Marín. Llevaba por título "Los peones: el pequeño ratón y el rábano gigante".

En él mostraba algunos ejemplos sobre el oculto poder de los peones. Como el primero de los capítulos de mi libro (a la venta en enero de 2011) está dedicado a las esenciales rupturas de peones y su "alma colaborativa" como apoyos de las piezas emprendí la lectura, ¡qué menos!

Mientras leía me vinieron a la cabeza ciertas posiciones llamativas relacionadas con las que allí aparecían, derivadas de entrenamientos, partidas propias y análisis varios. Como creo que se trata de un tema importante - ¡y estético! - las muestro aquí:

Una de las posiciones seleccionadas por Marin, aunque la acción, en realidad, comienza antes. Ambos caballos están amenazados y, curiosamente, ambos defienden a sus respectivas damas...

La transición a un final de damas mediante su captura se adivina compleja, aunque las blancas dispondrían de un potente peón pasado en la columna c. Sin embargo, el escudo del rey blanco ha quedado deteriorado y las posibilidades de jaque perpetuo aumentan significativamente.

¿Qué hacer, pues? Las blancas, en efecto, jugaron 1.gxh5, siguiendo 1...Dxf3 (cualitativamente mejor era cambiar las torres, luego las damas y retomar en c5; las negras tendrían una pieza menos, pero el escaso número de peones blancos permitiría soñar con unas posibles tablas).

Para sorpresa de las negras ahí las blancas no capturaron el Aa4 (con 2.Dxa4), pues el rey negro dispone de la importante casilla g7 como escape ante los jaques de la dama blanca en el fondo. En su lugar la jugada 2.h6! constituyó un jarro de agua fría, haciendo olvidar para siempre la casilla g7... El resto fue lineal:

Los peones en h6 con un compañero doblado son una rara excepción en la práctica. Sin embargo, hace poco tuve que vérmelas con un movimiento igual de fuerte que el realizado por Mihail:

La siguiente posición constituyó, en su tiempo, uno de los ejercicios que empleé para tratar el tema de la selección de jugadas candidatas, la captación de los factores clave de la posición y el cálculo de variantes en general.

El peón h5 entra en esta historia precisamente con la irrupción de la primera línea forzada: 21.Txg7 Rxg7 22.Dg1+! Si el rey negro se retira sigue la llegada del alfil a h6, y la amenaza de mate en g7 no puede ser parada con Tg8 por el mate con Cf7. Así, pues, 22...Cg4! es forzada (intenta Txf3) 23.fxg4 Txd6.
Las negras han recuperado su caballo, pero la posición clave (y peligrosa) de la línea está cerca: 24.Ac5 Txd5

 
Pareciera que las blancas ganan capturando la torre y acercando la dama, pero no es tan sencillo. Por ejemplo, si 25.Axf8+ Rxf8 26.Db6 Axg4! y ante un jaque en f1, h6 ó b4 el rey negro se sitúa en e8, donde goza de una aceptable protección.
Dama y alfil negros quedan muy activos en esa línea, así que la clave radica en romper la armonía de ese equipo, buscando al tiempo casillas de entrada más cercanas, con 25.h6+!! Dxh6 26.Axf8+ Rxf8 27.Df2+ Re7 28.Df3! 
 
Se amenaza la Td5, quizá el peón b7 también, y hasta Cg1 ó Tc3 para capturar el alfil negro en h3. Y tras algo como 28...Td2 29.De4!? la iniciativa blanca parece muy fuerte. Dejo el final de la partida, así como las jugadas candidatas, su desarrollo y las valoraciones de las posiciones finales, obtenidos en los entrenamientos:

En la siguiente partida, las blancas también disponían del "terrible peón de la columna h doblado" (un apodo realmente temible), y lo utilizaron para martirizar a un alfil de casillas negras, como de costumbre... Más adelante se equivocaron, pero alcanzaron una situación prácticamente ganadora:

 
Las variantes aparecen comentadas en el interior, pero me gustaría destacar la posibilidad (que Atalik no comenta) de cambiar las torres incluso en la jugada 24 con 24.Tf2!? y pongo la posición final - o una de ellas - para remarcar la delicadísima situación del alfil negro:


Se intenta Rd3, g2-g4 y h2-h4 acompañados por un futuro Cg5, y las negras, tristemente, no pueden responder con 29...Af6? por 30.Ad8+! Rxd8 31.Cxf6, seguido por 32.Cxh7 y el peón h hace estragos. En conclusión: este peón cegó al alfil negro y además puede garantizar la victoria blanca... ¡arriba los peones!

Online Now