x
Ajedrez - Jugar y aprender

Chess.com

GRATIS - en Google Play

GRATIS - en Win Phone Store

VER
Nivel Intermedio & Avanzado: Análisis de partida: Capablanca–Treybal, 1929: La ventaja de espacio

Nivel Intermedio & Avanzado: Análisis de partida: Capablanca–Treybal, 1929: La ventaja de espacio

JMurakami
19 mar. 2017 18:44 0

Iniciemos con una definición amplia: La ventaja de espacio es la mayor disponibilidad de casillas para ubicar las piezas activamente, en comparación con las disponibles al rival, en un sector del tablero o del tablero en general. Por pieza activa se entiende que esté relacionada con la generación de amenazas, o tomando control de casillas críticas dentro del dispositivo rival.

La ventaja de espacio es, en esencia, producto de las estructuras de peones de ambos jugadores, en combinación con la actividad de piezas. Lo anterior puede verse al ubicar torres blancas en a1 y b1, y peones negros en a7 y b7: Aunque las blancas carecen de estructura de peones en el flanco de dama, la actividad de sus piezas les concede mayor control y movilidad en él.

La dificultad para comprender qué es exactamente la ventaja de espacio y cómo utilizarla, proviene del hecho de que el significado de la ventaja de espacio solo puede deducirse al considerar el resto de elementos sobre el tablero (material, tiempo, actividad de piezas), y de que no existe una única forma de ventaja de espacio. Por ejemplo, la ventaja de espacio en el centro tiene un significado distinto al de la ventaja de espacio en un flanco. A su vez, la ventaja de espacio en un flanco tiene significados distintos cuando el centro está cerrado, abierto, hay tensión en él, cuando el rival cuenta con ventaja de espacio en el flanco opuesto, y así sucesivamente. Todo depende, de la misma manera que un peón extra no siempre determina el curso del juego ni su resultado. Resumiendo, la ventaja de espacio es solo uno de los elementos a considerar al evaluar y jugar una posición, semejante a las patas de una mesa.

Sin embargo, la ventaja de espacio y su manejo pueden delinearse en términos generales:

Por principio, el atacante debe concentrar sus fuerzas para superar a los defensores. La ventaja de espacio está íntimamente ligada a tal principio, en el sector donde opera el atacante, debido a que contar con más casillas proporciona mayor movilidad y flexibilidad a las fuerzas atacantes, a fin de superar las disposiciones disponibles al defensor.

En esencia, el objetivo final de cada ataque gira alrededor de lograr superioridad de fuerzas contra un punto específico en un momento dado. La ventaja de espacio no garantiza este resultado, pero –ciertamente– incrementa la posibilidad de su existencia y creación.

El método conocido para lograr este resultado es atar a las fuerzas defensoras mediante el uso de amenazas directas y presión, en particular contra debilidades, para luego hacer uso del incremento en la movilidad de las fuerzas atacante, coordinándolas contra un punto distinto y alcanzar la superioridad contra él.

En ocasiones, no es posible alcanzar la superioridad contra punto alguno, y se hace necesario conjugar la presión y las amenazas para forzar concesiones posicionales del defensor, y poder crear la situación en que sus fuerzas no puedan movilizarse, entre los distintos puntos bajo ataque, con la rapidez necesaria

***

La siguiente partida es un ejemplo clásico en la creación y explotación de la ventaja de espacio. Originalmente, la partida seguía la idea de desarrollar un ataque contra el flanco de dama bajo las condiciones más favorables, pero evolucionó hacia una lucha más compleja y profunda donde, solo en los últimos instantes, la notable estrategia y juego posicional de Capablanca desembocaron en un duro remate táctico.

Conectado ahora