Nivel Principiante: Análisis de partida: ¿Hay que jugar con un plan desde la apertura?

Nivel Principiante: Análisis de partida: ¿Hay que jugar con un plan desde la apertura?

JMurakami
JMurakami
30 mar. 2017 3:44 |
0

¡Claro que sí! 

La mayoría está al tanto del control y ocupación del centro, el desarrollo rápido, sacar al rey del medio, mantener una sana estructura de peones, no mover dos veces una pieza careciendo de buena razón, desarrollar los caballos hacia el centro, etc., etc.

Estos principios, sin embargo, surgen cuando se asumía que la apertura, el medio juego y el final era tres estadios diferenciados en el juego. La idea, en su formulación, fue dar herramientas sencillas para que el principiante alcanzara una situación razonable al llegar el medio juego.

Allá por el siglo XIX, se jugaban e investigaban unos pocos sistemas de apertura, y estos principios se ajustaban razonablemente a lo que podía apreciarse en las partidas de los maestros (además de ser fáciles de explicar a los estudiantes *hint*). Los sistemas practicados hoy en día, son más variados e incluso hay los diseñados específicamente para tomar ventaja de aquellos que –ciegamente– siguen estos principios.

Lo cierto es que, desde hace no menos de 80 años, se sabe que la apertura está vinculada orgánicamente al medio juego y, en ocasiones, incluso al final. Los principios de apertura se siguen aún, pero en la comprensión de su valores relativos, que se subordinan a las exigencias de la situación.

La aproximación concreta en la apertura.

El concepto de aproximación concreta tampoco es nuevo, mas su uso original fue el de contra argumento a que solo las ventajas posicionales permanentes tenían verdadera importancia en la partida (Chigorin). Su aplicación en la apertura se inicia con el hipermodernismo (1920s) y es desarrollado con profusión y extensión por los soviéticos.

Su uso en la apertura se basa en el desarrollo de planes de juego (corto plazo, largo alcance, general), basados en las estructuras de peones presentes y factibles, apuntando al desarrollo de actividad de piezas duradera, con atención particular en y sobre el centro del tablero.

Por ejemplo:

Si el rey en el centro del tablero puede tornarse en fuente para la actividad de piezas rival, se le retira del centro, que es distinto a retirarlo de inmediato porque se ejecuta cuando es necesario, según el "si y solo si". Si se estima que la ocupación rival del centro –por piezas y peones– nos permite desarrollar actividad de piezas más allá de sus capacidades defensivas, se le permite la ocupación del centro para luego proceder a su destrucción; nuevamente, hay una evaluación del material, tiempo, espacio y actividad disponibles al permitirlo o impedirlo, distinto a seguir un principio que no sugiere evaluar las consecuencias en uno u otro caso. Si un alfil en c1 cumple una labor eficiente ahí donde está, y el futuro de las operaciones activas dependen de un tiempo y no de poner en juego la torre en a1, entonces nos despreocupamos de "la falta de desarrollo"; nuevamente, es distinto a "desarrollar por desarrollar" sin tomar en cuenta las exigencias de la situación.

Se hace claro que la aproximación concreta trata sobre usar los métodos concretos del medio juego desde un inicio, en lugar de seguir solo principios generales y encomendarse a la Santa Gracia al llegar el medio juego, en la fe de que se ha sido buen cristiano durante la apertura. Nuevamente, hay que enfatizar la necesidad de considerar las estructuras de peones –presentes, posibles y factibles–, al desarrollar planes lógicamente acordes que incrementen la propia actividad y reduzcan la rival.

Al respecto: "Los peones no solo esbozan toda la pintura, son también el suelo, los cimientos, en cualquier posición" (A. Karpov); "La actividad de piezas es el rasgo más importante en una posición de ajedrez. Es absolutamente fundamental en todas las etapas del juego: Apertura, Medio Juego y, especialmente, en el Final. La limitación primaria, en la actividad de piezas, proviene de la estructura de peones" (M. Stean).

***

Examinemos un par de partidas de aficionados, jugadas bajo condiciones extremas (5+5 y 1+0), para comparar con los conceptos arriba vertidos.

Poco más de un mes atrás, lo siguiente aparece en los foros:

@TheKnightOne: "Hola a todos,
vengo a pedirles su opinión. Parece que al inicio mi rival desperdició una serie de jugadas al no desarrollar nada (muchas jugadas de peones y el alfil que iba y venía). Es claro que también cometí errores de bulto, tales como perder la dama y el peón h3... ello no es lo que me preocupa. Mi interés es: ¿Cómo pude sacar ventaja, eficientemente, de su total falta de desarrollo? Es claro que las idas y venidas de su alfil eran para presionar a mi rey, pero he escuchado eso de "no está bien desarrollado" y que se puede sacar ventaja de ello. Mi frustración parte de no ver cómo hacerlo. Si supiera cómo, no la pasaría tan mal tratando de ganar una partida. ¿Ideas?"

Como nota curiosa, presten atención a la Ta1 y al Ac1. Incluso en las variantes más complicadas vistas al final de la partida, las blancas no tenían necesidad de desarrollar la torre, y el alfil solo bastante después de la jugaba 20. Que no se me malentienda, ésto no es una refutación de los principios de desarrollo en la apertura, sino una de las "excepciones" antes mencionadas, que solo pueden descubrirse siguiendo una aproximación concreta a la solución de los problemas sobre el tablero.
***
De chiquillo, me fastidiaba que cada vez que enfrentaba a un "Caballero de la Vieja Guardia", el susodicho hiciera una cuestión de honor el jugar alguna "rareza" en la apertura "para sacarme del libro". Tal "estrategia" es el pan de cada día en "blitz" y bullet" (sin necesidad de ser púber para "padecerla").

Ahora, el problema con seguir principios generales es que no son particularmente efectivos para castigar a los"sabiondos" cuando juegan "raro". Por ejemplo, "no mover dos veces la misma pieza en la apertura" o "enrocarse pronto", se ponen en el camino, sin qué decir de "no sacar de paseo tempranero a la dama".

La aproximación concreta es muy eficaz en tales partidas, porque esas "rarezas" tienden a colgar algo o dañar la posición irremediablemente. Así, hay que prestar atención a lo que la "rareza" está debilitando, y hacer algo al respecto.

Bueno, hace un par de meses, di con lo siguiente en los foros:

@macer75: "Estoy repasando mis derrotas pasadas y viendo cómo mejorar. ¿Podría alguien darme algunas pautas de cómo pude jugar mejor en la siguiente partida?"

Que obviamente es una payasada (analizar una partida "bullet"... ¿de veras, papi?), pero las jugadas en la apertura de las negras me trajeron "recuerdos", por lo que decidí "cumplir con la solicitud" para dar referencia concreta, a los principiantes, de cómo castigar "rarezas":

[Descargo: Los comentarios pueden ser instructivos, para efectos de la apertura, hasta la jugada 10 aproximadamente, y mostrar algunas ideas y conceptos hasta la 18. No hay necesidad de ir más allá; de hecho, no continuar tras la jugada 18.]