Finales de Torre 01: Sobre el curso y conceptos básicos
Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Finales de Torre 01: Sobre el curso y conceptos básicos

riuryK
riuryK
24 nov. 2017 4:44 |
5

Bienvenidos a este pequeño y modesto curso sobre finales de torre. Aún no tengo claro cuántos capitulos tendrá el presente curso pero lo que sí puedo adelantar es que serán más de diez. Espero de verdad que os ayude a ganar y/o salvar muchos puntos que más de uno estará tirando por la borda ahora mismo en esa parte tan importante del ajedrez como son los finales.

 

La belleza de los finales de torre es algo difícil de obviar y curiosamente, además, es el final que más se da. Digo curiosamente porque uno podría pensar que las mejores piezas siempre se suelen reservar para el final de la partida pero, sin embargo, las damas con cambiadas con frecuencia durante el medio juego y las piezas menores también suelen ser sacrificadas durante la batalla y lo que nos suele quedar para rematar la faena son las dos torres o, más frecuentemente, una de ellas, que no es poco, como veremos a lo largo del curso.

 

Quisiera hablarte ahora del formato de cada capítulo. Quiero presentar en texto una línea limpia de variantes erróneas, diciendo cómo se ha de ganar o defender correctamente la posición dada. Quiero avisarte de que la notación de los diagramas está hecha con figuras en caso de que tengamos algún visitante no hispanohablante y por el mismo motivo las jugadas en los textos están en inglés (recuerda que la jugada de torre, Rook en inglés, empieza por R y la de rey, King, por K). Tras esta primera sección voy a hacer otra sobre cómo penalizar al rival por sus errores. Tan importante es una cosa como la otra. Como ejemplo tomemos la posición de Lucena; en este curso te voy a enseñar no sólo a jugar correctamente la posición desde el punto de vista del bando con ventaja y a ganar el punto entero, sino que vas a aprender, en caso de que estés defendiendo, cómo castigar a tu rival por no saber manejar la posición y a sacarle unas jugosas tablas, por no saber. En cada ejercicio te voy a dejar, cómo no, la partida completa con todas las jugadas, para que puedas reproducirlas y para que también puedas descargarte el fichero PGN si así lo deseas. Al final del artículo tendrás, como es habitual, la sección para los comentarios. Te invito a que la uses para formular tus preguntas o lo que te parezca oportuno. Te lo agradecería enormemente. Tu opinión es muy valiosa para todos.

 

Por último decirte que el curso que te voy a ofrecer a continuación es una recopilación propia de mucho material que hay por ahí suelto y, además, he añadido mis propios análisis y comentarios. Este curso está totalmente desprovisto de carácter comercial y eres más que libre para compartir lo que aquí ves. Lo único que te pido es que respetes la licencia que he elegido para ello y que no es otra que menciones el autor (un servidor) y la fuente, que no lo modifiques y que tampoco lo uses con fines comerciales. Puedes leer más sobre la licencia al final de este artículo.

 

Y sin más dilación pasemos al contenido de la primera lección. Espero que este modesto curso te ayude a mejorar tus finales de torre tanto como me ha ayudado a mí. Un cordial saludo.

 

null

 

El lugar de la torre es detrás de los peones pasados. Así quiero empezar el curso. Peón pasado pero ¿nuestro o rival? Ambos. Si es el nuestro, colocar la torre tras el peón es la forma más efectiva de apoyar su avance. Si es rival, atacar el peón desde la retaguardia es también la manera más efectiva de tratar estos temas. Habrá, como veremos, algunas posiciones complicadas que requieran algo más de sutileza pero, por lo general, es la regla de oro de los finales de torre. Te lo vuelvo a repetir para que te vaya quedando muy claro: el lugar de la torre es detrás de los peones pasados.

 

Ejemplo 1.1



En esta posición mueven blancas y la respuesta parece más que evidente. Me alegra que lo veas tan fácil porque te aseguro que muchos jugadores olvidan lo poderosa que es la torre detrás de un peón pasado. Evidentemente el rey blanco aquí es de poca ayuda y no va a llegar a tiempo de capturar el peón. Si el rey no estuviese obstruyendo a la torre en la columna D también la maniobra Rd3-h3 funcionaría pero no es comparable al poderoso Rh8. ¿Lo ves? Ya te dije que desde la retaguardia.

 

Como decía, esta posición tiene muy poca historia. Sólo quería ilustrar con ella la idea con la que he abierto el curso: el lugar de la torre es detrás de los peones pasados. Aquí lo tienes sobre el tablero. Blancas ganas. Vamos a ver otra posición.

 

Ejemplo 1.2



Juegan blancas. El primer movimiento, no sé si lo he comentado ya, ¿eh?, pero sería colocar nuestra torre detrás del peón pasado. Estupenda posición. Como demuestra el diagrama el rey blanco puede hacer lo que le dé la gana. Sólo quiero enfatizar con ello que la torre por sí solita se basta para arrancar unas tablas. El patrón de esta posición debe quedarte claro desde el principio: sin otras consideraciones especiales, tenemos un peón ya en la segunda fila (sería la séptima, obviamente, si el peón fuese blanco) a punto de coronar pero por suerte nuestra torre, desde la retaguardia, está al quite. En el momento que el rey apoye la promoción del peón, en este caso desde b2 o b1, la torre le da jaque. Cuando el rey enemigo no apoye la promoción del peón (se aleja de él o incluso si mueve a b3, ya que desde ahí no cubre a1) volvemos a atacar el peón con Ra8. Y no hay nada más que hacer.
 
Si te estás preguntando qué pasaría si los peones del flanco de dama negro empiezan a avanzar, nuestro rey se basta para bloquear desde el frente los peones una vez estén escalonados (¡No tomes el peón retrasado! Esto es material para otro curso, más bien de peones).
 
 

Ejemplo 1.3



Este ejemplo demuestra otra manera muy efectiva de sacar unas tablas en este tipo de situaciones: los jaques laterales. ¿Cómo identifico este tipo de situaciones?, quizás te preguntes. Bueno, ves que el peón que quiere coronar es un peón de torre, está pegado al lateral y el rey enemigo sólo puede acompañarlo por un sólo lado. Si pudiese esconderse de nuestros jaques por el lado opuesto otro gallo cantaría pero como es un peón de torre sólo va a poder acompañarlo por el interior... y ahí estará nuestra torre bien plantada para dar jaques laterales. En otras palabras, el rey no tiene donde esconderse de nuestros jaques a no ser que sea alejándose del peón.
 
 

Castigando errores - Ejemplo 1.4

¿Recuerdas que en el ejemplo 1.3 tras el 6...Kb3 negro dejando de controlar la casilla de promoción te sugerí 7.Rf1 controlando a1 con nuestra torre? Pues bien, si te sientes con ánimo te recomiendo que siempre intentes darle una vuelta de tuerca más a la posición (una vez que te encuentres cómodo con ella) e intentes poner a prueba a tu rival. Quizás no conozca tan bién esta posición como tú. Quizás se equivoque, ¿por qué no? Esto es lo que la jugada 7.Rf4+ busca. Date cuenta de que si el rey enemigo intenta hacer zig zag para atacar la torre y juega 7...Kc4?? luego no tiene manera de proteger el peón después de que coloquemos la torre... ¿dónde? ¡Eso es! Detrás del peón pasado.
 
Otra triquiñuela que el negro puede intentar y, además, no parece tan descabellada es retroceder buscando alguna fila donde no se le pueda dar jaque (como en la casilla f6 del ejemplo, cubierta por el peón negro) o simplemente porque sí. Pues cuidado de que no se aleje demasiado. Ve haciendo tus cálculos y si te da tiempo a hacer los tres movimientos de la maniobra "cubrir promoción + torre delante de peón + captura" sin que el rey rival pueda hacer nada, pues ¡adelante!
 
 

Castigando errores - Ejemplo 1.5

Tienes que saber que bloquear un peón desde el frente con una torre no es lo que la torre quiere. La torre quiere estar activa. Con esta estrategia de Rc1-a1 hemos condenado a la torre a un papel totalmente pasivo. Hay piezas que bloquean muy bien los peones y al mismo tiempo atacan. El propio rey es bueno bloqueando peones, incluso el caballo y el alfil bloquean y atacan a la vez. La torre no. Una torre pasiva es una torre medio muerta. Aún así, fíjate cómo en este ejemplo las blancas tienen una ultimísima oportunidad de recolocar la torre (¡a tiempo!) para dar jaques laterales, cosa que hemos visto en el ejemplo 1.3. Luego ya es tarde, como demuestra el ejemplo. No juegues así y si tu rival lo hace, ¡castígalo y gana la partida!

 
 
¡ACTUALIZACIÓN! Castigando errores - Ejemplo 1.6

Se me había quedado en el tintero esta última posición que en otras circunstancias derivaría en tablas. Esto es cuando el rey rival se esconde de nuestros jaques en el rincón, delante de su propio peón. Da igual que quitemos la torre de la columna o no, ya que en cualquier caso serían tablas. En este ejemplo concreto nuestro rival podría confiar en ganar a base de esconderse de los jaques mientras que avanza los peones conectados. Si los peones estuviesen más avanzados seguro que habría posibilidades pero aqui están en la casilla inicial y nuestra maniobra es mucho más rápida. Así, pues, el intento de victoria se convierte en una dolorosa derrota con mate.
 
 
Bueno, hemos llegado al fin de este primer capítulo. Espero que os sirva y no dudéis en dejar vuestros comentarios más abajo. ¡Gens Una Sumus! 
 
 

 

Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.