Finales de Torre 03: Dos peones sueltos
Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Finales de Torre 03: Dos peones sueltos

riuryK
riuryK
3 dic. 2017 5:16 |
4

En este tercer capítulo vamos a aumentar un poco la dificultad añadiendo un peón extra. Ahora tendremos dos. Vamos a ver un par de ejemplos de peones sueltos y en el siguiente capítulo trataremos con los siempre difíciles peones conectados. Vamos allá.

 
 
Ejemplo 3.1
Frustrante para las negras, sí, pero esto que parecía que era una victoria segura ya ves que se ha convertido en unas tablas, y todo gracias a la actividad y flexibilidad de la torre. CONSEJO: La torre quiere estar activa en los finales. No la condenes a un papel pasivo o estás perdido. Es por ello que la torre debe conservar su flexibilidad y no comprometerse a ir a una posición desde donde no puede cambiar rápidamente de lugar. Debe permanecer en un sitio alejada del rey pero desde donde pueda rápidamente trasladarse a otra casilla para practicar otros recursos.
 
En esta posición hemos visto que la clave es permanecer activo, dando jaque al rey y, cuando no sea posible, atacar uno de los dos peones. Por desgracia no se puede hacer más, ya que debido a la proximidad de los peones a la promoción y la ayuda del rey rival al final la torre tendrá que sacrificarse por el último peón (¡después de capturar el primero!) y, por tanto, son tablas pero creo que no es poco ya que a primera vista apuesto a que muchos darían por perdida la posición o jugarían algo distinto. Asegúrate de ver el ejemplo 3.4.
 
 
Ejemplo 3.2
Otra situación peculiar. La regla aquí queda medianamente clara: los peones deben estar separados entre sí por, al menos, 4 columnas (sin contar las columnas donde se encuentran los peones). Si son 3 entonces no va a funcionar (ver ejemplo 3.3) porque, basicamente, el rey se puede colocar simétricamente en el centro de las 3 columnas de separación y desde ahí accede rápidamente a atacar nuestra torre, esté donde esté. Así pues, recuerda: 4, 5 ó 6 columnas de separación. A partir de ahí el truco es dirigirse al otro peón tan pronto como el rey esté amenazando con atacar la torre en el próximo movimiento y vuelta a empezar. Sólo tomaremos uno de los peónes si lo hacemos dando jaque (con lo cual capturaremos el peón restante en la siguiente jugada) o si el rey se coloca por detrás del segundo peón, ya que, tras capturar ¡el peón estará clavado!
 
 
Ejemplo 3.3
Observa la diferencia con el ejemplo anterior. Aquí hay sólo 3 columnas de separación entre los peones (sin contar las columnas donde los peones están) y, por tanto, desde el centro el rey puede acceder a la fila adyacente en la siguiente jugada, esté la torre donde esté, obligándola a sacrificarse.
 
 
Castigando errores - Ejemplo 3.4
Ejemplo complejísimo que pone de manifiesto la belleza y sutileza de estas posiciónes. Aquí he querido demostrar con estos errores en ambos bandos cómo una pequeña imprecisión puede ser castigada rápidamente por el oponente. De ahí la importancia de estar familiarizado con estos finales.
 
 
Castigando errores - Ejemplo 3.5
Recuerda la regla: en cuanto el rey enemigo esté amenazando con atacar la torre en la próxima jugada hay que moverse al peón más distante.