Carlsen revalida su título de Campeón del Mundo de Ajedrez en el desempate
Por fin tenemos campeón

Carlsen revalida su título de Campeón del Mundo de Ajedrez en el desempate

Los pronósticos que daban como favorito a Magnus Carlsen para los desempates a ritmo rápido demostraron su razón de ser tras la aplastante victoria del noruego por 3 a 0. Si en las doce primeras partidas a ritmo lento el campeón no había conseguido doblegar al aspirante, con menos minutos en el reloj demostró que no tiene rival, lo que servirá para justificar su estrategia de no arriesgar en la partida final a pesar de tener ventaja.

Por fin los aficionados pudieron disfrutar de partidas que se decidían para algún bando, aunque la diversión tampoco duró demasiado, pues Magnus necesitó el mínimo de partidas necesarias, tres, para finiquitar este largo enfrentamiento. 

Carlsen y Caruana

Una imagen vale más que mil palabras | Foto Maria Emelianova/chess.com

El prodigio noruego se mantendrá dos años más como máxima refencia ajedrecística. En estos dos años veremos si recupera su mejor nivel de juego, del que se ha alejado en los últimos tiempos. Y, ¿qué ocurrirá con Fabi? Esa es una gran incógnita. Si el triunfo podría resulta motivador para Carlsen, también podría crear el efecto opuesto en el derrotado. Esperemos que la posibilidad de convertirse en el número uno del ranking, algo que tiene muy cerca, también sirva para darle ánimos y mantener el gran nivel de juego de los últimos tiempos.

Pero echemos ahora un vistazo a las partidas con los instructivos comentarios del GM Carlos Matamoros.

ANÁLISIS DE LA RONDA DE DESEMPATES | Por el GM Carlos Matamoros
Carlsen

Carlsen dominó completamente el desempate y retuvo su título de Campeón del Mundo con un contundente 3-0. En este match se llevó más allá el concepto de primus inter pares. Carlsen y Caruana son únicos, prácticamente iguales en fuerza. Como tal vez diría jocosamente un personaje de Benedetti, todos los demás jugadores del mundo en comparación parecen impares. Tanto campeón como retador merecen el mismo título de campeón del mundo de ajedrez clásico. Pero el deporte exige un ganador, un único campeón del mundo, y Magnus Carlsen demostró una vez más que es el jugador más completo, el más intuitivo y el que a pesar de lo que se dijo y escribió, el de nervios de acero. En la duodécima partida hizo lo que creía que era la decisión más sabia con las cartas que estaban sobre la mesa. Fue una decisión fría, calculadora, que le valió la reprobación de, entre otros, Kasparov y Kramnik. Preguntado sobre las opiniones de estos ex-campeones del mundo, se reservó la última risa y dijo que 'ambos tienen derecho a tener sus estúpidas opiniones'.

Carlsen

Quien ríe el último ríe mejor | Foto Maria Emelianova/chess.com

En la primera partida conduciendo las blancas ganó una partida típica de su estilo. Jugó una Inglesa con poco veneno teórico, desenchufó a Caruana de sus análisis caseros y fue apretando poco a poco las tuercas. Como es de esperar en este ritmo rápido, ambos jugadores cometieron imprecisiones, pero siempre era Carlsen el que mandaba en la posición. Al final de la partida Caruana tuvo la oportunidad de forzar el empate. Sin embargo, como tantas veces ha conseguido el noruego, aunque nunca en este match, su rival se quebró tras lo cual Carlsen encontró la única manera de ganar.

La segunda partida vio otra Siciliana Pelikan. A primera vista las Sicilianas que han jugado en las 3 últimas partidas no parecen hechas a medida de Carlsen. Puede ser que el gran mérito del equipo de Team Carlsen haya sido descubrir que éstas están hechas aún menos a medida de Caruana. Es la mejor explicación que tengo para la elección de esta apertura tan tensa en los momentos más decisivos del match. Sea como fuere, Caruana acusó el golpe de la primera partida y fue barrido del tablero en apenas 28 movimientos.

La tercera partida sermirrápida de un máximo de 4 vio al Campeón del mundo abrir con 1.e4. Atrás quedaron los fantasmas de las partidas clásicas en que fue inocuo con las piezas blancas. Caruana ante un doble match point no tuvo más remedio que huir de su muy confiable pero excesivamente sólida Petrov y ensayó una Siciliana. Carlsen como es su costumbre se alejó de las líneas teóricas y propuso una posición tipo Erizo. Objetivamente no es la elección para jugar a ganar, pero la responsabilidad de hacerlo no recaía sobre él. El gran problema para Caruana era complicar esa posición buena pero sólida.

Carlsen

Objetivo conseguido | Foto Maria Emelianova

Rechazó todos los intentos de igualar, que fueron algunos, pero no consiguió ni la sombra de una partida complicada. Prefirió una derrota digna a un empate inútil.

Terminó así el match más igualado de los últimos tiempos. Atrás quedan grandes aportaciones teóricas, medio juegos endiablados y alguna que otra polémica. Tal vez hubo demasiadas tablas, quizá es el precio que hay que pagar para ver lo más parecido a la perfección que los humanos son capaces de crear.

Felicidades a Magnus Carlsen, Campeón del Mundo... otra vez.

Puedes ver la retransmisión en diferido en el siguiente vídeo.

Una vez más la audiencia mostró y compartió su creatividad con el hashtag #chesstv. Y el que esto escribe, que lamenta no haber gozado de la sificiente salud para compartir esta final con todos vosotros, se siente agradecido y en deuda con una comunidad hispana que siempre estuvo mencionándolo y deseándole una pronta recuperación. ¡Así sea!

Más de FM LuisFSiles
Batalla de las Comunidades del Mundo | Ronda 5

Batalla de las Comunidades del Mundo | Ronda 5

Batalla de Comunidades del Mundo | Ronda 4

Batalla de Comunidades del Mundo | Ronda 4