Stavanger, Noruega retira su candidatura a organizar el Mundial de Ajedrez 2020
Magnus Carlsen (derecha) con Fabiano Caruana en el torneo Norway Chess de este año. Foto: Maria Emelianova / Chess.com.

Stavanger, Noruega retira su candidatura a organizar el Mundial de Ajedrez 2020

TarjeiJS
TarjeiJS
|
2 | Política de ajedrez

Stavanger, Noruega se ha retirado oficialmente del proceso de licitación para el campeonato mundial de ajedrez 2020, según han anunciado los organizadores. 

Henrik Carlsen, el padre de Magnus Carlsen, pidió el jueves a los organizadores de Stavanger que retiraran su candidatura en una publicación de Facebook.

"A diferencia de la mayoría de deportes, para Magnus jugar en casa no es ni mucho menos una ventaja" escribió Henrik Carlsen.


Lee también: Carlsen desata la polémica


En esa publicación, que traducimos aquí del noruego, el equipo de Carlsen ha dado por primera vez una explicación de por qué el campeón mundial se opone a jugar en Noruega:

La presión de jugar en casa puede ser casi inhumana. Un match de Campeonato del Mundo es, con mucho, el desafío más exigente para un jugador de ajedrez, y si el jugador al mismo tiempo siente que debe ganar el match, la presión es casi inhumana en las semanas en que se celebra el mundial y en las anteriores. Ya desde Chennai ha sido difícil tomar la decisión de si jugar el siguiente mundial, y Magnus lo ha decidido siempre nueve meses antes del Campeonato del Mundo. La evaluación en torno a un campeonato mundial es posiblemente difícil de entender para la gente de fuera. Tienen que confiar en Magnus, quien sabe lo que es necesario para rendir como jugador de ajedrez.

Apenas pasada una hora, los organizadores publicaron un comunicado de prensa que decía: 

Tras las recientes declaraciones de Carlsen, ya no vemos el sentido de continuar con el proceso de llevar el Campeonato del Mundo 2020 a Noruega. Será imposible para nosotros como organizadores trabajar para lograr este objetivo cuando hay mucha incertidumbre acerca de si el campeón del mundo va a jugar en Noruega o no.

Los organizadores ya habían asegurado fondos locales de alrededor de 3,5 millones de dólares de patrocinadores y del municipio de Stavanger. La noticia ha sido un chasco para las autoridades locales.

La alcaldesa de Stavanger, Christine Sagen Helgø, y la alcaldesa del condado de Rogaland, Solveig Ege Tengesdal, emitieron una declaración conjunta:

Estamos muy disgustadas con este resultado. La región de Rogaland se ha unido para respaldar esta iniciativa y trabajó duro para lograr que el próximo Campeonato Mundial de Ajedrez sea en Stavanger. Estamos impresionados por la gran profesionalidad de los organizadores del Altibox Norway Chess y estamos orgullosos de lo que han podido establecer en nuestra región.

Magnus Carlsen
Magnus Carlsen (izda.) con su padre, Henrik. | Foto: Maria Emelianova / Chess.com.

Aunque Carlsen ganó el Norway Chess en Stavanger en 2016 y 2019, algunos de sus resultados más decepcionantes han sido en los eventos en la tercera ciudad más grande de Noruega.

En marzo, Stavanger fue elegida por la Federación Noruega de Ajedrez como su candidata oficial para el celebrar el match, en una feroz batalla contra Oslo, Baerum y Kragero. Aunque el equipo de Carlsen dejó claro que no tiene nada en contra de Stavanger, expresó su decepción por cómo la federación eligió la ciudad anfitriona y dijo haber dicho a la federación que prefería Oslo o Baerum:

Jugar un Campeonato del Mundo en casa en Noruega es, en cierto modo, un sueño y una oportunidad únicos que pueden hacerse realidad en algún momento, pero básicamente es una desventaja considerable en lo deportivo debido a una mayor exposición y más presión por las altas expectativas. Magnus sintió que si jugara totalmente en casa en Oslo (con la oportunidad de permanecer en un entorno familiar y una gran red a su alrededor), o parcialmente en casa en Baerum (donde vivió la mayor parte de su vida), compensaría al menos parte de las desventajas.

Henrik Carlsen dijo que el equipo estaba tan ansioso por encontrar una solución que incluso contactó con el presidente de la FIDE Arkady Dvorkovich para negociar un acuerdo intermedio de jugar la mitad del match en Stavanger y la otra mitad en Oslo o Baerum.

"Pero, por extraño que parezca, el consejo de la Federación Noruega de Ajedrez tomó la decisión de quién sería el anfitrión oficial en Noruega y es desconcertante que no se escuchara a Magnus formalmente antes de tomar la decisión" escribió Henrik Carlsen.

Henrik Carlsen también señaló que el equipo tiene "el mayor respeto y gratitud" por el trabajo realizado por los organizadores en Stavanger y que Carlsen apoyaría completamente que se organizaran en Stavanger otros eventos de la FIDE, como el Campeonato Mundial de Rápidas y Blitz.

El presidente de la Federación Noruega de Ajedrez, Morten L. Madsen, lo calificó de "comunicado de prensa ordenado" de los Carlsen, en unas declaraciones a Chess.com:

La Federación Noruega de Ajedrez eligió al organizador que creíamos que tenía más posibilidades en la competición internacional, y al mismo tiempo tiene buenas condiciones previas para ser un éxito económico y un fuerte apoyo político en la ciudad y el condado. Es probable que no nos hayamos dado cuenta de la cantidad de presión que supone para Magnus jugar en Noruega, y que sería mejor para él jugar más cerca de su casa.

Madsen agregó que espera que los organizadores de Stavanger estén dispuestos en el futuro a organizar el Campeonato Mundial de Rápidas y Blitz.

Emil Sutovsky, director general de la FIDE, dijo en una breve declaración a Chess.com que la Federación Mundial de Ajedrez espera que aparezcan otros candidatos para acoger el match del campeonato mundial de 2020.

"Puedo confirmar que no estábamos poniendo todos los huevos en una cesta esperando que Stavanger hiciera una oferta, y creemos que algunos de los posibles candidatos que no estaban seguros de sus posibilidades con Noruega en la ecuación, ahora intensificarán sus esfuerzos" dijo Sutovsky.


Lee también: Carlsen desata la polémica

Más de TarjeiJS
Carlsen desata la polémica

Carlsen desata la polémica