x
Ajedrez - Jugar y aprender

Chess.com

GRATIS - en Google Play

GRATIS - en Win Phone Store

VER
¿Deberíamos fiarnos de los ordenadores?

¿Deberíamos fiarnos de los ordenadores?

Quizá sea un poco absurdo preguntarnos si deberíamos fiarnos de los ordenadores puesto que en el mundo moderno no tenemos alternativa. Piénsalo: Si el ordenador de una de las superpotencias se vuelve loco, podría acabar con la humanidad tal y como la conocemos. Como esta es una web de ajedrez, la verdadera pregunta que queremos plantear es si deberíamos fiarnos de los ordenadores en el ajedrez.

La única respuesta correcta a esta complicada pregunta es que depende. Aunque algunos toman la palabra de los ordenadores como la verdad absoluta, he visto muchos tipos de errores cometidos por ordenadores. Permíteme empezar por uno de los casos más llamativos.

null

Hace unos 30 años, cuando finalmente cayó el temido "telón de acero", muchos ajedrecistas soviéticos obtuvieron la oportunidad de jugar torneos en el extranjero. Así que yo estaba jugando uno de esos suizos abiertos grandes en Europa del Este. Un buen amigo mío jugó un gran torneo y antes de la última ronda lo único que necesitava para lograr su última norma de MI era otro oponente extranjero. En tal caso, incluso si perdía lograría su ansiado título.

Por desgracia, según las normas de emparejamiento de los torneos suizos, no pudo obtener un oponente extranjero. Me sentí muy apenado por él porque era muy injusto que no pudiera lograr su título por un tecnicismo estúpido. Sorprendentemente, él estaba de buen humor y prácticamente ya estaba celebrando su éxito. Su respuesta a mi pregunta me resultó enigmática.

"Verás, Greg" me dijo, " se dice que al ordenador que se encarga de los emparejamientos le gusta mucho el buen coñac".

No sé cómo se las apañó para emborrachar al ordenador, pero al día siguiente efectivamente estaba emparejado con el jugador que él deseaba y como consecuencia logró su título de MI. Yo tuve un mal torneo y no recuerdo mucho de mis partidas allí, ¡pero la gran revelación para mí a mis 19 años es que a los ordenadores les gusta el coñac!

Ahora siempre que veo un emparejamiento extraño en un torneo o resultados raros en una votación local en la que la gente se sube los impuestos, inmediatamente recuerdo la sonrisa astuta de mi amigo y oigo su voz: "¡A los ordenadores les gusta el buen coñac!"

Pero ¿Qué hay del análisis puro de una posición de ajedrez?

¿Podemos fiarnos de los módulos? De nuevo depende del tipo de posición que analices. Prueba a darle a tu módulo favorito una posición como esta y mira los resultados.

¿Quieres una posición de una partida real? Aquí la tienes:

Todos los módulos insistirán en que las blancas deberían rendirse aquí, pero es una fortaleza básica. Puede argumentarse que, aunque los módulos son bastante malos detectando fortalezas, son muy buenos en todo lo demás.

Pues bien, aquí tienes una partida muy reciente:

null

Foto: Lennart Ootes, Grand Chess Tour.

Durante la mayor parte del final, los módulos de ajedrez dan a las negras una ventaja de -3; por su parte, cualquier ajedrecista que haya estudiado este tipo de fnal sabe que son unas tablas fáciles. Si te fías del módulo en este tipo de posición, te estás abocando al fracaso.

En el mismo final, un módulo critica duramente la jugada de Carlsen 60...gxh4 y sugiere en su lugar 60...hxg4. Un anotador anónimo analizó la partida para una de las principales páginas web rusas y dijo que la línea era preferible para que las negras jueguen a ganar. En realidad son otras tablas básicas teóricas:

Como puedes ver, ciertos finales son la parte más débil de los módulos de ajedrez y deberías analizar su consejo con un ojo crítico.

Examinemos ahora las aperturas. Debemos agradecer a los ordenadores muchas ideas creativas de apertura como esta:

Tras la partida, Aronián no ocultó el hecho obvio de que toda la idea de 10.Th4 fue el resultado de su preparación asistida por ordenador. Aunque podemos encontrar muchos ejemplos como este, de vez en cuando los ajedrecistas pagan caro su fe ciega en el poder del ordenador. 

Quién puede olvidar esta famosa partida:



Así es cómo Krámnik explicó esta catástrofe en su entrevista a la revista "New in Chess": 

Fue claramente un agujero en mi preparación, pero uno muy extraño. Analizamos toda esta línea (...) yo estaba en los servicios y decidí jugar rápido para no darle tiempo a pensar. Presionarlo más psicológicamente respondiendo de forma inmediata. Estaba comprobando las variantes y ya vi Dd3, pero pensé que era solo un jaque perpetuo. Al fin y al cabo, seguramente lo habíamos comprobado con un ordenador y no debería perder, pues de lo contrario el ordenador habría mostrado que esa posición está claramente perdida. (...) Nunca me había sucedido algo así. Tienes las blancas, juegas todos los movimientos según tu preparación y estrechas la mano del oponente. Esto es increíble (...) no sé si esto ha sucedido antes en un match de campeonato mundial.

¿Han aprendido los ajedrecistas de esta debacle? Pues no. ¡Mira la siguiente partida en la que los movimientos Cc6-b4-c6 del súper GM Radjábov no tenían ningún sentido pero los jugó solo porque pensaba que era una recomendación del ordenador!

En este artículo puedes encontrar más detalles sobre este ridículo episodio de Cc6-b4-c6. Pero la clave para entender lo que realmente sucedió es esta:

Radjábov dijo que estaba siguiendo sus notas pero no podía recordarlas con exactitud. "Claro que miré la natural 13...Tc8, pero pensé: Vivimos en la era del ordenador".

Una cosa es que mis alumnos jueguen un movimiento que parece raro y no puedan explicar la idea del movimiento, solo porque era una recomendación del ordenador. Pero cuando un súper GM hace exactamente lo mismo porque "vivimos en la era del ordenador" es un nivel nuevo de locura.

Mientras que la Cc6-b4-c6 de Radjábov, que le llevó a tablas, fue ridícula, la Cf6-g4-f6 del GM Caruana, gracias a la cual venció al GM Aronián, ¡fue de película!


Entonces ¿Deberíamos fiarnos ciegamente de nuestros módulos de ajedrez?

Como puedes ver, algunos ajedrecistas de élite lo hacen. Pero yo entiendo totalmente el chiste del GM Svidler tras el incidente de Cc6-b4-c6. Cuando Radjábov mencionó que incluso había un Ab7-c8 en algún lugar de sus notas, Svidler respondió: "Habría dejado el ajedrez. Me habría ido directo a un psiquiátrico".

Conectado ahora