De Igors Rausis a Isa Kasimi: entrevista con un tramposo
Foto a la derecha: I. Leitis/Valka.lv.

De Igors Rausis a Isa Kasimi: entrevista con un tramposo‎

PeterDoggers
PeterDoggers
|
174 | Jugadores de ajedrez

La noticia de que el jugador conocido anteriormente como Igors Rausis ha vuelto a jugar un torneo de ajedrez ha tenido una gran repercusión a nivel mundial. Chess.com ha tenido la oportunidad de hablar con el antiguo Gran Maestro, quien se hace llamar ahora Isa Kasimi, en un intento de entender el carácter de un tramposo.

Rausis nació en 1961 en Alchevsk, una pequeña localidad en la provincia de Lugansk, al este de Ucrania. Su afición por el ajedrez surgió algo tarde; tenía 14 años cuando comenzó a jugar por correspondencia, antes de pasar a la modalidad presencial. Mientras cursaba sus estudios en Sebastopol (Crimea, Ucrania), empezó a jugar más seriamente y decidió unirse al Palacio de Pioneros de Simferópol.

Rausis se licenció en medicina, especializándose posteriormente como neurólogo. Trabajó en la unidad de emergencia de Sebastopol e incluso llegó a formar parte de un equipo de ambulancia. "En realidad fue un empleo más o menos sencillo; te llamaban dos o tres veces al día," explica. "El resto del tiempo te sentabas y jugabas al ajedrez con el conductor."

Aunque por esta época ya era un ajedrecista más serio, su principal interés pasó a ser entrenar a jóvenes talentos. Se trasladó a Letonia en 1984, donde comenzó a trabajar con el equipo nacional juvenil en Riga. Entre sus alumnos se encontraba el GM Alexei Shirov.

Poco después consiguió el título de entrenador profesional en Moscú, concretamente en 1988. Sobre esa época, a los 27 años de edad, obtuvo Elo FIDE por primera vez en su carrera y en 1991 se convirtió en Gran Maestro. Representó a Letonia en hasta tres Olimpiadas ( (1996, 1998 y 2002).

Rausis trabajó como entrenador en diversos países. Estuvo entre 2003 y 2007 en Bangladesh y llegó a jugar para ese país durante ese período. Desde 2007 representa a la República Checa y en 2018 consiguió el título de FIDE Trainer.

Hasta ahora todo normal. ¿O no?

Lo cierto es que hubo algo más. Entre 2013 y 2019, el Gran Maestro mitad letón, mitad checo había levantado algunas sospechas después de haber incrementado su Elo desde 2500 hasta casi 2700 en un período de seis años, con más de 50 años de edad. ¿Cómo era eso posible?

Igors Rausis rating
Progreso de Elo de Igors Rausis desde 2003. | Fuente: FIDE.

La situación se destapó en julio de 2019. Rausis fue cazado con su teléfono móvil durante una partida en el Open de Estrasburgo, Francia, disputado del 10 al 14 de julio, tras lo cual se le abrió una investigación oficial. El teléfono apareció en uno de los baños que había sido utilizado recientemente por Rausis, que acabó firmando una declaración en la que reconocía que el móvil era suyo. La infame foto que pronto se divulgó por Internet y redes sociales fue el golpe definitivo.

En diciembre de 2019, la Comisión Ética de la FIDE prohibió a Rausis participar en cualquier torneo oficial de la FIDE durante seis años y le retiró su título de Gran Maestro.

Poco más se supo de Rausis hasta que el pasado sábado apareció en un torneo del municipio de Valka, al noreste de Riga. El GM Arturs Neiksans advirtió su presencia, bajo una nueva identidad, tras la disputa de la segunda ronda. Después de sus reiteradas protestas, Rausis decidió abandonar el torneo.

La noticia tuvo una gran repercusión en redes sociales. Parecen existir dos corrientes de pensamiento: una de la opinión de que no ha recibido el castigo que merece y otra que considera que, legalmente, estaba en su derecho de jugar el torneo del pasado sábado. 

Igors Rausis
Igors Rausis en Ruan, un torneo que ganó en enero de 2019. Foto: Orcherlatour.fr

Chess.com pudo entrevistar a Kasimi, el nombre que le daremos de ahora en adelante, el pasado domingo a través de Skype. La primera pregunta fue: ¿qué pasó ayer exactamente?

"Poco antes del comienzo de la tercera ronda, Arturs se acercó a mi mesa y dirigió algunas palabras a mi oponente," explica Kasimi. "Mi adversario se levantó y ambos fueron a hablar con el árbitro. Entonces, Neiksans anunció delante de todos que yo estaba utilizando un nombre extranjero, que soy un tramposo y que tengo prohibido participar en torneos. Pero las tres cosas son falsas. Antes de nada, la mitad de la sala me conocía. Puedes cambiar de nombre, pero no de apariencia. He vivido aquí desde 1980."

La mitad de la sala de juego me conocía. Puedes cambiar de nombre, pero no de apariencia.

Según Neiksans, estabas utilizando una mascarilla para esconder tu identidad. ¿Es cierto? "Pues debe vivir en la luna. Letonia es un país pequeño y yo ya había jugado anteriormente como Isa Kasimi. Además, estudié medicina y sé de la importancia de llevar mascarilla. No lo hice para ocultar mi rostro."

Kasimi mostró su nuevo pasaporte durante la entrevista, el cual obtuvo hace unos meses. Los dos torneos que había disputado hasta el momento eran de Fischer Random y de "ajedrez con dados"; por lo que el de Valka de este fin de semana era el primero que jugaba de ajedrez normal desde que fuese vetado por hacer trampas.

Kasimi sugirió que las protestas de Neiksans se debieron a algo personal: "Todo el mundo conoce mi cara y me saluda, excepto Arturs por supuesto. Pero lo entiendo. Al ser Gran Maestro, puede que le resulte desagradable saludar a un tramposo. Muchos ajedrecistas dijeron que nunca más me volverían a dar la mano.

"La mitad del torneo sabía que yo estaba jugando, aunque no tenía la certeza de que Neiksans estuviera al tanto. De otro modo, no habría hablado de manera tan brusca. No creo que me tuviera miedo, ajedrecísticamente hablando. Mi nivel de juego es bastante inferior al de antaño."

El torneo era de partidas rápidas y no computaba para Elo FIDE, porque el organizador no lo registró a tiempo en la FIDE. En palabras de Neiksans, ese fue el "vacío legal" que utilizó Kasimi para volver a jugar, pero el afectado no comparte esta opinión.

"Estaba seguro de que no era válido para Elo FIDE. Valka está muy lejos de Riga… Hablé con la federación, con el responsable de los registros de Elo y con el organizador, así que lo comprobé hasta con tres personas distintas."

Entonces, si no está escondiendo su identidad, ¿por qué no juega con el apellido Rausis? "Porque el apellido Rausis ha sufrido una humillación pública. Para empezar, lo siento mucho por toda mi familia. Incluso mi hija se sentía avergonzada de escuchar esta historia. La foto del baño, no te lo puedes imaginar, se publicó en todas partes, en todos los medios, sobre todo aquí en Letonia."

Kasimi habla de forma tranquila y se le ve de buen humor. Da la impresión de ser una persona agradable y no parece especialmente afectado por la lluvia de comentarios que han aparecido sobre él en las últimas horas. "Después de lo que ocurrió ayer, la verdad es que no estoy muy afectado," afirma. "Porque ahora entiendo que mi primera intención después de lo sucedido en Estrasburgo era no volver a jugar más al ajedrez. Así que me arrepiento de haberlo hecho el sábado."

Me arrepiento de haber vuelto a jugar al ajedrez el sábado.

Kasimi quiere dejar claro además que la decisión de abandonar el torneo de Valka el pasado sábado fue voluntaria. "No fui expulsado. Eso es lo que dijo Neiksans. Pero la elección fue exclusivamente mía. La tomé en cuestión de segundos. El único gesto del organizador hacia mí fue devolverme el importe de la inscripción."

Isa Kasimi
Kasimi durante la llamada de Skype.

Tras hablar de lo que ocurrió el pasado fin de semana, es hora de pasar a una pregunta imposible de evitar. ¿Por qué? ¿Por qué hizo trampas? ¿Por qué decide un Gran Maestro utilizar su teléfono para revisar la partida con el módulo de análisis—el mayor pecado que existe en ajedrez?

De mala gana. Kasimi explica que ha sido diagnosticado de cáncer, "en la zona sensible masculina," tal y como él mismo lo describió. Se le diagnosticó la enfermedad en 2003 y ha estado tomando medicación desde entonces. Además, comenzó a recibir quimioterapia a partir de 2018.

Observa que, por este motivo, necesita usar el baño con frecuencia, incluso durante las partidas. "Mi mayor preocupación es que el servicio se encuentre en otro edificio."

Según él, terminó su sexta sesión de quimioterapia apenas dos días antes del comienzo del torneo de Estrasburgo. "Estaba completamente loco, perdí la cabeza. No tenía que haber ido, pero quería cruzar la barrera de los 2700."

Kasimi deja claro que no quiere utilizar su enfermedad como excusa: "Me responsabilizo por completo de mis actos. No puedo atribuir la culpa a mi debilidad física. Hice algo lamentable que puede afectar gravemente al mundo del ajedrez. Creo que hice lo peor que se puede hacer por nuestro juego."

Me responsabilizo por completo de mis actos. No puedo atribuir la culpa a mi debilidad física. Hice algo lamentable que puede afectar gravemente al mundo del ajedrez.

Kasimi es de la opinión de que las trampas en ajedrez presencial están más extendidas de lo que la gente cree, afirmando: "¿Quieres saber cuántas veces me he enfrentado a un tramposo? Demasiadas."

Al ser cuestionado sobre una explicación más detallada, Kasimi deja caer el nombre de Sigmund Freud. "Siempre estás pensando en estas cosas, sea como jugador o como entrenador. Pasé muchas noches sin dormir reflexionando sobre estos temas. El día de Estrasburgo entendí inmediatamente las consecuencias de lo que acababa de ocurrir."

¿Qué hay de esos torneos en los que se enfrentó a una oposición bastante débil? ¿Era algo deliberado para seguir subiendo el Elo?

"Cuando comencé con las sesiones de quimioterapia, comprendí que ya no sería capaz de mantener mi nivel," comenta Kasimi. "Dos de mis alumnos eran de Italia, así que jugué bastantes torneos en ese país, además de eventos para veteranos. Mis rivales tenían unos 300 o 350 puntos menos de Elo que yo, así que no es ninguna sorpresa que hiciese 8.5/9 o 9/9 puntos.

"Pero estas son cosas muy sensibles. Cuando mencionas el tratamiento… La Comisión Ética de la FIDE estaba informada de que yo formaba parte de lo que se conoce como el primer grupo de minusvalía. En alemán se le llama Schwerbehinderter [minusvalía severa]. Pierdes el 100% de tu capacidad de trabajo. Por cierto, ¿te diste cuenta de que la foto se tomó en el baño de minusválidos?"

Kasimi explica que caminaba "lentamente" en Estrasburgo, utilizando muletas—al igual que en Valka este fin de semana. "Necesito más tiempo de lo normal para ir al cuarto de baño y en este caso estaba al otro extremo de la sala de juego."

Estas palabras parecen servir de introducción a una especie de justificación. Y continúa: "No tenía que haber ido. Debí haber abandonado el torneo en el momento en el que me empecé a sentir mal. Pero en lugar de eso, fui al cuarto de baño."

No tenía que haber ido. Debí haber abandonado el torneo en el momento en el que me empecé a sentir mal. Pero en lugar de eso, fui al cuarto de baño.

Cuando se publicó el veredicto de la Comisión Ética de la FIDE el año pasado, se reveló que Kasimi había confesado otros dos casos anteriores en los que había utilizado su teléfono durante una partida (además de otro en el que había preacordado el resultado final).

"Sí, esas dos partidas las disputé contra el mimso jugador, un Gran Maestro muy fuerte," explica Kasimi. "Nombrarlo públicamente sería desleal por mi parte, incluso en mi condición actual."

Una vez más, surge la pregunta: ¿por qué? Kasimi defiende que tiene relación con algo que sucedió el año anterior.

"Este jugador de origen checo me atacó en los medios. En realidad, todo comenzó de forma online. Empezó a escribir que tenía sospechas de Rausis. Pero se refería a un caso insignificante. Fue cuando se prohibió llevar un teléfono encima. Debía estar apagado y guardado en la chaqueta o en otro lugar.

"Yo estaba utilizando un teléfono bastante viejo y durante nuestra partida me di cuenta de repente de que lo llevaba en el bolsillo del pantalón. Para despejar las dudas, me lo saqué del bolsillo y lo puse encima de la mesa, queriendo dejar claro que no pasa nada. Mi oponente ganó la partida y la publicó y analizó. También se refirió al incidente del teléfono."

La gente empezó a hablar de Rausis en foros de Internet, levantando sospechas sobre él a causa de su Elo. Con 55 años había cruzado la barrera de los 2600. 

Por segunda vez en su carrera, había conseguido entrar en el top 100 mundial. La primera vez que lo logró fue a comienzo de la década de los 90, cuando ocupó la 80ª posición durante algunas listas. "Teniendo en cuenta la inflación, creo que 2575 en la década de 1990 corresponden a unos 2675 hoy día," afirma.

"Así que, de repente, me tocaba enfrentarme al hombre que me acusó. No sentía ninguna simpatía hacia él. Ahora... podemos hablar del lado negativo del alma humana. ¿De verdad quieres conocer mi alma?

Ahora… podemos hablar del lado negativo del alma humana. ¿De verdad quieres conocer mi alma?

"Está bien, te contaré la historia completa. Mi oponente siempre está bien preparado y tras concluir la apertura mi posición era casi desesperada. Pero no quería perder la partida, porque mis resultados particulares previos contra él eran catastróficos. Solo conseguí unas tablas en todos nuestros enfrentamientos, en los que sufrí numerosas derrotas. Entonces saqué el teléfono, un iPhone 4, con un programa de ajedrez y me fui al cuarto de baño."

Igors Rausis
Igors Rausis, hace algunos años. Foto: Creative Commons/Wikipedia.

Kasimi estaba viviendo en la República Checa, pero decidió trasladarse a Riga después del incidente de Estrasburgo. La mayoría de su familia vive en Letonia; tiene dos hijas y dos nietos. Está divorciado de su primera mujer, la WGM Olita Rause, pero mantienen una buena relación.

"Ella me ayudó. Colaboró con la alimentación y gracias a ella pude moverme, porque tiene un coche." En estos momentos recibe una pequeña pensión del gobierno letón y disfruta de transporte gratuito en todo el país.

El asunto de las trampas, el veto, la foto, todo eso cambió su vida de forma drástica, para mal evidentemente. "El primer gran problema fue mi familia," comenta Kasimi. "Todos estaban decepcionados, pero me apoyaban, eso era lo más importante."

Por segunda vez en su vida, decidió cambiar de nombre. Su nombre de nacimiento era Igor Kondylev, pero lo modificó por el de Rausis cuando era joven, después de casarse con su primera mujer. Ese apellido está ligado de manera permanente a la foto del baño.

En esta ocasión adoptó el apellido de su actual esposa, Ajgul Kasimova, la cual se encuentra en la República Checa en estos momentos, sin posibilidad de viajar a Letonia a causa de la pandemia.

"Kasimi era fácil. Pensé que era bonito usar el apellido de mi mujer, a la que amo. Y entonces opté por cambiar también el nombre de Igors, ya que nunca lo pronunciaban bien en letón."

Kasimi, quien se define como un amante de los idiomas, explica que eligió un apellido que acabase en 'i', de tal forma que no necesitase la 's' obligatoria gramaticalmente que llevan la mayoría de nombres letones. (Tal vez los lectores estés al tanto de que el nombre de Mikhail Tal era Mikhails Tals en ese país.)

"Decidí que Igors estaba mal pronunciado, además ese hombre hizo cosas malas en su vida, así que lo mejor era eliminarlo."

Decidí que Igors estaba mal pronunciado, además ese hombre hizo cosas malas en su vida, así que lo mejor era eliminarlo.

¿Y qué hay de su familia? ¿Le hicieron la misma pregunta? ¿Por qué? "Mi esposa no me perdonó que nunca se lo hubiera dicho. '¿Por qué hiciste trampas tantas veces y nunca me hablaste de ello?' me preguntó. Pero bueno, es humano, es una historia bastante cruel."

¿Y ahora, qué? Al ser cuestionado sobre el futuro, Kasimi afirma tener dudas sobre si debe o no jugar de nuevo al ajedrez durante su veto, tal vez después. "Una vez se me levante la prohibición, ¿te imaginas el caos que se crearía si vuelvo al ajedrez? Para empezar con el Elo, ya que la Comisión Ética de la FIDE decidió que mi Elo permanece invariable—una postura algo ilógica, por cierto. Y sin embargo me retiraron el título de Gran Maestro, que conseguí en 1991 cuando los ordenadores ni siquiera existían. Bueno, los ordenadores sí, pero los programas de ajedrez no."

En lugar de eso, ha optado por volver a estudiar. "Estoy haciendo lo que puedo por mejorar mi condición física y retomar mi carrera laboral. No puedo llamarme a mí mismo médico después de tantos años sin ejercer la profesión, pero estoy tratando de volver. Antes de nada, debo cambiar de especialidad. Aunque tengo convalidada mi licenciatura soviética de la década de 1980, necesito hacer unos cuantos exámenes. Ya he aprobado el examen de grado superior de letón."

Kasimi sigue ejerciendo de entrenador de jóvenes talentos en Riga y ha retomado el ajedrez por correspondencia. Su vuelta al ruedo ajedrecístico del pasado sábado deja clara una cosa: después de todo lo sucedido, sigue sin perder su pasión amor por el juego.

Más de PeterDoggers
Speed Chess Championship: 7 cosas que no te puedes perder

Speed Chess Championship: 7 cosas que no te puedes perder

FIDE Chess.com Online Nations Cup: equipos confirmados

FIDE Chess.com Online Nations Cup: equipos confirmados