¿Vale todo en el ajedrez?
¿Crees que el ajedrez es justo?

¿Vale todo en el ajedrez?

Un dicho popular afirma que todo vale en el amor y en la guerra.

Nuestro querido juego de hecho es tanto el amor como la guerra.

Aunque resulta bastante obvio que el ajedrez es una guerra en 64 casillas, ¿qué es eso del amor? Pues bien, ¡solo has de buscar en Twitter el hashtag  #WhyILoveChess y allí encontrarás mucho amor por el ajedrez! 

Entonces, si todo vale en el ajedrez, ¿por qué escribí yo hace 20 años esto en mi perfil de un popular servidor de ajedrez? "Otra categoría de ajedrecistas que me disgustan son aquellos que pueden jugar un final de tipo rey y torre contra rey y torre tratando de ganar por tiempo, mostrando una falta de respeto por el ajedrez y los ajedrecistas".

Efectivamente, odio este tipo de situaciones. Aquí tienes una posición de una partida de torneo que jugué por aquella época:

Jugué para ganar durante largo rato, tratando de transformar mi peón de más, pero cuando se cambió la última pareja de piezas menores ofrecí tablas. Para mi sorpresa, ¡mi oponente rechazó las tablas! En ese momento ya habíamos llegado al control de tiempo de muerte súbita y a mí me quedaban unos dos minutos frente a los cinco que tenía mi oponente. Dado que la partida se juguó hace más de 20 años, usábamos un reloj analógico, así que no había posibilidad de delay.

Cuando mi oponente rechazó la oferta de tablas yo no podía creer lo que veían mis ojos. No era una partida de blitz por internet, por lo que la mera idea de que un GM tratara de hacer que otro perdiera por tiempo en una posición como esta me parecía absurda. Antes de pedir al director del torneo un reloj digital con delay, decidí cerciorarme de que entendía bien a mi oponente.

Pregunté: "¿Realmente vas a jugar a ganar con esta posición?" En ese momento, mi rival de repente salió de su trance, sonrió y dijo: "Ah, claro que no, disculpa", así que al menos no tuvimos que ponernos en evidencia jugando este final.

Digo "ponernos en evidencia" porque puedes apostarte lo que quieras a que, después de que él rechazara las tablas, yo me habría hecho con un reloj digital y habría empezado a jugar la posición a ganar, especialmente dado que las blancas no pueden perder ni aunque pierdan ambos peones, a no ser que me deje la torre, claro.

Como puedes ver, durante mucho tiempo pensé que jugar una posición "de tablas muertas" a ganar, tratando de ganar por tiempo, era una falta de deportividad.

angry chess

Así que siempre bufé al oír argumentos como "si mi oponente jugó más lento que yo para hacer jugadas mejores y yo preferí jugar más tápido sacrificando la calidad de mis movimientos para ahorrar tiempo, ¿por qué no puedo usar mi ventaja de tiempo al final de la partida?" A medida que nos hacemos mayores, vamos aprendiendo que hay otras opiniones y a veces, ¡ay!, otros tienen razón y tú no. Así que empecé a pensar en este tema.

A lo largo de los años que llevo viendo torneos escolares, he observado infinidad de partidas que han alcanzado una posición similar a esta:

Los niños siempre la juegan hasta el final incluso sin reloj, por lo que su intención principal no es ganar por tiempo. ¡Simplemente juegan al ajedrez! Te puedo asegurar que a menudo uno de los dos gana, pues las tablas son muy poco comunes en este tipo de torneos. Por supuesto, hablo de jugadores de menos de 1000 de Elo.

Puede parecer falta de deportividad si un maestro tratara de vencer a otro maestro en una posición como esta. Pero la pregunta es cómo determinar qué posición es apropiada de jugar para cierto nivel y a qué nivel se vuelve ofensivo jugar una posición como esta hasta el final.

Tomemos, por ejemplo, la partida que analizamos hace varias semanas:

Entonces escribí: "No te apresures en culpar a Nakamura por jugar la posición totalmente empatada. Es un luchador nato que siempre juega para buscar cualquier ocasión práctica. Esta estrategia le ha aportado muchos puntos".

Entonces, ¿dónde está esa delgada línea que separa a un luchador que pelea hasta el final siempre que vea ocasiones prácticas de un jugador que juguetea con las piezas por todo el tablero con la mera esperanza de que su rival pierda por tiempo? 

Aquí tienes otro ejemplo sobre el que reflexionar:

¿Debería un súper GM abandonar en una posición como esta contra otro súper GM? A Karjakin lo criticaron duramente por jugar hasta el final. Personalmente, me daría demasiada vergüenza jugar esta posición con las negras y desde luego abandonaría. Pero al final Karjakin logró las tablas milagrosamente:

Por cierto, fue la partida decisiva de su match y, gracias a estas tablas, el GM Karjakin ganó un considerable premio inmobiliario. Por lo tanto, ¿debería ser criticado por su comportamiento supuestamente falto de ética o debería ser elogiado por su espíritu de lucha y por no rendirse en una situación desesperada?

Aunque la respuesta a esta y otras preguntas similares me resultaba bastante obvia hace algún tiempo, ahora no estoy tan seguro. Por desgracia, en la mayoría de los casos, siempre que oímos una opinión totalmente contraria a la nuestra, simplemente la menospreciamos. Y ese es uno de los mayores problemas de la sociedad moderna. Por eso nuestro país (N. de la T.: Estados Unidos) está dividido políticamente: ¡No nos escuchamos unos a otros!

¡Me gustaría leer la sabiduría colectiva de nuestros lectores para poder resolver este problema por fin! Así que estas son las opciones:

  1. Puedes hacer cualquier cosa que sea legal.
  2. Hay ciertas reglas no escritas que no deberían quebrantarse. (¿Cuáles son esas reglas? ¿Se aplican a todos los niveles o tiene cada nivel sus propias reglas?)
  3. Otra cosa (reglas, reglas,... ¿a quién le importa?).

¿Qué opinas? Dínoslo en los comentarios.

Más de GM Gserper
El truco del Caballo de Troya en ajedrez

El truco del Caballo de Troya en ajedrez

Seguro que nunca has oído hablar de esta apertura

Seguro que nunca has oído hablar de esta apertura