5 secretos para encontrar buenas jugadas

5 secretos para encontrar buenas jugadas

FM LuisFSiles
15 may. 2017 17:46 |
53 | Estrategia

Al leer el titular puedes pensar que estoy siendo un poco sensacionalista al incluir la palabra "secretos" en el título. Sin embargo muchas de las reflexiones que comparto en este artículo no han sido publicadas nunca y forman parte de los métodos de entrenamiento que sigo con mis alumnos. Espero que estas ideas te puedan ayudar a ti también a partir de ahora.

Mejorar en ajedrez depende de muchos factores. Hay que estudiar las diferentes fases del juego, practicar, ver partidas de los grandes jugadores y de los clásicos del pasado, resolver problemas tácticos con frecuencia... Solo alguien muy disciplinado consigue organizar su trabajo de una manera eficiente. Pero incluso algunos de los aficionados que más se preocupan por trabajar con constancia, descuidan una parte esencial: mejorar el proceso mental que realizamos durante la partida.

En el artículo sobre cómo aprende la mente del jugador de ajedrez ya te invité a reflexionar sobre cuestiones fundamentales relacionadas con el aprendizaje.

Como aprende la mente ajedrez

En este artículo te comento algunas claves relacionadas con el proceso mental que realizamos durante la partida. Es decir, te propongo pensar sobre cómo pensamos.

Sería fantástico poder escuchar cómo piensa Magnus Carlsen durante sus partidas. Sinceramente, pienso que si escucháramos cómo piensan los mejores del mundo nos sorprenderíamos por los diferentes tipos de pensamiento que usan. Cada mente es un mundo. Cómo llegan a ciertas conclusiones, por ejemplo. Y es que en ajedrez se puede llegar a una buena jugada usando diferentes caminos. Nunca he escuchado o leído a nadie sobre este tema. Pero a mi me llama la atención que dos personas puedan llegar a encontrar la misma jugada, la mejor jugada de hecho, por caminos muy diferentes. Voy a ponerte un ejemplo.

En la siguiente posición juegan las blancas. Me parece una buena posición para que te la plantees como un ejercicio. Dedícale 10 minutos, por lo menos. ¿Qué harías?

Veamos ahora cómo podrían pensar 3 personas diferentes acerca de esta misma posición.

Jugador profiláctico:

Sin duda estoy mejor. Mi rival tiene un peón retrasado en d6 que podré atacar en el futuro. Pero voy a usar el pensamiento profiláctico por dos motivos: primero, es mi manera de pensar. Segundo, Luisón necesita mi pensamiento profiláctico para su artículo. Así que allá voy. La clave del pensamiento profiláctico consiste en evitar las ideas del rival. Pensar qué quiere hacer mi rival y, en caso de que merezca la pena, impedirlo.

Jugador ajedrez profiláctico

Creo que, puesto que el peón retrasado de d6 es la gran debilidad del rival, si yo estuviera en su piel (cosa que no me gustaría porque estoy muy feliz con mi gran atractivo físico) querría desembarazarme de ese peón. ¿Cómo sería esto posible? El peón no puede avanzar puesto que me lo comería. Mmmmmm... ¿cómo puedo apoyar el avance? ¡Ya lo tengo! Si jugara con negras querría jugar Ae6, así puedo apoyar el avance y, en el caso de que me cambien en e6, desaparecerá su alfil de c4 que controla d5 y, además, mi peón vendrá a e6 a reforzar el deseado avance...

¡Oh my God! (que se note que me inicié en el pensamiento profiláctico leyendo libros de Dvoretsky junto al Támesis) La jugada Ae6 es realmente molesta. No estoy dispuesto a cambiar en e6 ni a retirar mi alfil de c4. Tengo que venir a ayudar a ese alfil y a impedir que las negras se libren de su debilidad. ¿Pero cómo conseguirlo? ¡Un segundo! One second! Creo que estoy viendo algo... mi caballo de g3 puede venir a ayudar... ¡sí señor! Maniobro con él hacia e3 y así puedo capturar en c4 con el caballo en caso de que me cambie el alfil que está a punto de venir a e6. Así que jugaré 1.Cf1!

El estratega coordinador

Sin duda estoy mejor. Tengo una casilla en d5 fantástica para mis piezas. ¿He dicho fantástica? Magnífica, soberbia, maravillosa, espléndida, impresionante, adorable, extraordinaria. Esa es la casilla de mis sueños. Me he enamorado de ella y estoy pensando incluso en boda. Si consigo llevar allí un buen caballo, se convertirá en el rey de la partida. Vamos... que si consigo quedar con un caballo en d5, espero que mi rival no se moleste, pero voy a sacar la cámara de fotos y le voy a hacer un reportaje al caballo. Bueno, a ver si es posible, que con tanto diálogo interior me va quedando menos tiempo en el reloj...

Estratega ajedrez

Pues no necesito mucho más tiempo para decidirme a llevar mis piezas a controlar d5. Quiero tener mis caballos en c3 y e3 y mis torres dobladas en la columna d. Mi caballo de a4 lo tiene fácil, vendrá a c3. Pero me cuesta algo más maniobrar con el otro. Bueno, comenzaré llevándolo a f1 y luego a e3. Así que jugaré 1.Cf1!

El calculador

Sin duda estoy mejor. La cuestión es que tengo varias jugadas interesantes, pensando en la casilla d5 y en el peón retrasado de d6.

Si 25.Cc3 Ae6 (25...0-0 26.Cf1 Ae6 27.Ce3 Tb8 28.Rc1) 26.Axe6 fxe6 27.Rb2 Rf7

Aunque tal vez sea interesante 25.Td1 0-0 (aunque molesta 25...Ae6 26.Cb2 d5 27.exd5 Cfxd5 28.Td2 f6 29.Axd5 Cxd5 30.c4 Ce7 31.Ca4) 26.Td2 Ae6 27.Cb2 Tb8 28.Rc1

Para doblar en la columna d puede venir bien 25.Te2 aunque tras 25...Ae6 26.Cb2 0-0 27.Td2 Td8 (27...Tb8) 28.Thd1 d5 29.exd5 Cexd5 30.Rc1

Calculador ajedrez

Ahora lo veo más claro... ¡mejor Cf1 para empezar!

Sea como sea, Caruana continuó de la mejor manera, pero no tenemos, desgraciadamente, documentación sobre su proceso mental

Si estás leyendo con atención este artículo tal vez te estés impacientando, puesto que en el título te hablo de 5 secretos y todavía no he comentado ninguna de las claves que quiero compartir contigo. Así que aquí la tienes mis 5 secretos para encontrar buenas jugadas.

1. No busques jugadas, busca ideas

Tal vez te preguntes: ¿Tanto esperar para esto? ¿Cómo que busque ideas? ¿No debo buscar jugadas cuando me toca mover?

Pues no. Y sí. Ufff... perdona, me explico. Lo que pretendo dejar claro es que las jugadas, las buenas jugadas, no se encuentran mirando el tablero y pensando jugadas al azar. Con frecuencia veo en partidas de principiantes muchas jugadas que no persiguen ninguna idea en concreto. Lo peor que puede ocurrir es que en tu turno de juego andes pensando: "¿Y si juego ésta? ¿O tal vez ésta?" 

La diferencia entre un programa informático y el pensamiento humano es que el gran poder de la máquina es pensar millones de jugadas por segundo, algo que evidentemente la mente humana no puede hacer. Pero claro, entre esos millones de jugadas el módulo de análisis piensa muchas jugadas absurdas que el ajedrecista ni tan siquiera considera. Como vas a ver esto tienes mucho que ver con el siguiente punto.

Las mejores jugadas son las que se hacen tras una valoración correcta. Ya te he comenté en el artículo sobre qué hacer cuando no sabes qué hacer, que para mí. una buena partida debe ser como una buena película. Esa es mi teoría. Las partidas tienen un argumento y debemos seguirlo, como ocurre en una película. Debes entender el argumento (estoy escribiendo diferentes artículos que te van a ayudar a ello) y buscar jugadas que persigan objetivos consecuentes con ese argumento.

Ideas ajedrez

Así que cuando te sorprendas en una partida buscando jugadas, mientras tu mente va probando suerte con uno y otro movimiento, espero que algún rincón de tu mente resuene mi voz aterciopelada recordándote: "no debes buscar jugadas, debes buscar ideas...."

2. No debes basar tu juego en el cálculo

Ya tienes dos o tres jugadas entre las que decidirte. Has hecho caso a mi consejo anterior y no has buscado al azar jugadas, sino que has valorado la posición y ahora dudas entre dos o tres posibles movimientos.

Y consideras que para decidirte por uno de ellos debes calcular, avanzar mentalmente en las diferentes variantes... ¡pero cuidado! No necesitas avanzar 10 o 15 jugadas en tu mente. Ese es un error típico que suele provocar frustración y apuros de tiempo.

En muchos casos se puede encontrar la mejor jugada casi sin calcular, guiándonos por el sentido común y por consideraciones estratégicas. Pero hay jugadores que por perfeccionismo o simple hábito adquirido (mal hábito), creen que el ajedrez es cálculo y cálculo y cálculo... Y como comento anteriormente esto supone continuos apuros de tiempo, entre otros males. Incluso veo jugadores que tienen la enfermiza costumbre de tratar de calcular y calcular cuando le están dando jaque y solo tienen una jugada legal posible...

Cálculo ajedrez

Por supuesto existen posiciones donde es imprescindible tener una buena capacidad de cálculo. Muy en especial aquellas posiciones de ataque en las que puede existir un remate táctico decisivo.

3. Sospecha de las jugadas poco naturales

A veces el aficionado, a pesar de conocer perfectamente, por poner un ejemplo, las leyes fundamentales de la apertura, encuentra alguna razón para saltársela. Lo mismo te podría contar sobre las leyes del final o sobre algunos principios básicos de la estrategia. Podrías sorprenderme en más de una clase manteniendo esta conversación con algún alumno:

Luisón: A ver, lo de mover dos veces la misma pieza en la apertura ya sabes que no es bueno.

Alumno: Ya profe... pero es que se me ocurrió que podría amenazarle el alfil.

Luisón: Pero ya sabes que en la apertura hay que tratar de controlar el centro, desarrollar las piezas y enrocar largo... Todo lo que se salga de ese guión no suele ser bueno. Y hay que tener un gran motivo para salirse del guión.

Alumno: Lo sé, pero me pareció que era bueno atacar su alfil, porque de ese modo puedo ganar la iniciativa.

Luisón: ¡Ahhhh! Veo que por lo menos has leído mi artículo Cómo ganar al ajedrez gracias a la iniciativa...

Alumno: Me temo que no....

Luisón: ¡Por eso has cometido este error! Bueno, trata de ser más rígido a la hora de seguir las leyes fundamentales de la apertura, que siempre encuentras alguna razón para saltártela.

Alumno: Ya... es que pensé que era buena...

Luisón: Pues no.

Alumno: Y además, al final he ganado...

Luisón: Me da igual.

Alumno: Y soy campeón del mundo...

Luisón: Magnus, deja de ser tan impertinente....

Alumno: Vale profe...

Bromas aparte, la realidad es que me encuentro con demasiada frecuencia con excusas de mis alumnos que tratan de explicar porque se alejado de los principios establecidos. Tal vez en la apertura han movido dos veces o más la misma pieza o han mantenido el rey en el centro. Tal vez en el medio juego les ha parecido buena idea avanzar los peones de su enroque. Tal vez en el final han preferido no activar su rey o no prestar atención a los peones pasados.

Así que te aconsejo que siempre que vayas a hacer una jugada de apariencia poco natural o que rompa alguno de los principios que conoces, piénsatelo dos veces.

4. En posiciones de ataque o muy complicadas piensa jugadas increíbles

"¿Pero no me acabas de decir que hay que pensar en jugadas naturales?" puedes preguntarme. Pero fíjate que ahora te hablo de posiciones de ataque o muy complicadas. En ese tipo de posiciones la táctica juega un papel fundamental. No podemos pensar solo considerando jugadas naturales. Tenemos que valorar sacrificios y jugadas sorprendentes, que en otras situaciones no estaríamos considerando.

Cálculo táctica ajedrez

Si no lo hacemos, dejaremos escapar grandes remates. por supuesto que para poder encontrar combinaciones brillantes debemos tener en general un buen nivel táctico y conocer los principales trucos y recursos. Precisamente para que lo consigas he escrito últimamente artículos sobre la clavada, la doble amenaza o la desviación. Y por supuesto voy a ir publicando más. Pero además de conocer estos recursos y tener buen nivel táctico, hay que ser capaz de buscar jugadas que en otro tipo de posición no buscamos.

Quiero decir con esto que en una partida nadie te dice "blancas juegan y ganan". Así que puede ser que seas muy bueno resolviendo problemas de táctica pero en las partidas se escapen esos remates. Por eso es importante ser capaz de andar pensando jugadas increíbles en esas situaciones. Yo lo llamo el principio de la jugada extraordinaria.

5. Borra las piezas del rival

Este es un método que sugiero a los alumnos para que apliquen en sus partidas. A veces es bueno pensar considerando solo nuestra posición, olvidando la posición del rival. Atender solo a nuestras piezas, nuestros puntos fuertes, nuestras debilidades, nos puede ayudar mucho en la partida.

Lo que ocurre es que siempre estamos teniendo en cuenta la posición al completo. Mis piezas y las de mi rival. Mis amenazas y las suyas. Pues bien, hay que tener la oportunidad de pensar solo en nuestra posición, sin las interferencias que puede producir el hecho de estar viendo las piezas rivales.

Mi consejo es que, de vez en cuando, borres imaginariamente las piezas del rival y atiendas solo a las tuyas. Esto suele ser útil en la apertura y comienzo del medio juego. Te pongo un ejemplo que te puede ayudar mejor a entender por qué te sugiero esto.

Juegan las blancas. ¿Qué harías?

Es posible que estés pensando que va a pasar si tu rival maniobra con su caballo hasta e4, o que va a ocurrir si las negras acaban rompiendo en f6 en buenas condiciones. Podrías no seguir el segundo punto que he comentado y comenzar a calcular como un loco. Pero no te lo aconsejo. Si borras las piezas del rival, quizás puedas pensar con más claridad. ¿No me crees? Prueba por favor.


Seguro que ahora has reparado en que tu caballo de a3 es la única pieza que no está funcionando en tu posición. Ese es el momento en que debes volver a observar la posición al completo. Ya sabes que el caballo es clave. No tardarás en apreciar que ese caballo no puede saltar a b5 o c4, por lo que reciclarlo vía c2 seguro que es una buena opción.

Espero que estos consejos te ayuden en tus partidas. Y espero también que dejes un mensaje explicando qué artículos te gustaría que escribiera. Tus sugerencias son fundamentales. ¡Ah! Y si te ha gustado... ¡comparte en redes sociales!

Más de FM LuisFSiles
Trucos y celadas en la Defensa Pirc

Trucos y celadas en la Defensa Pirc

El rey de los gambitos y sus sucedáneos

El rey de los gambitos y sus sucedáneos