Cómo, cuándo, dónde y por qué cambiar piezas en ajedrez

Cómo, cuándo, dónde y por qué cambiar piezas en ajedrez

LuisFSiles
FM LuisFSiles
23 may. 2017 1:33 |
31 | Estrategia

La estrategia relacionada con los cambios de piezas no es fácil de aprender, sobre todo porque puede depender de muchas cuestiones. Precisamente en este artículo vamos a tratar algunos de los conceptos fundamentales que nos van a ayudar a determinar, en ciertas posiciones, las piezas que nos interesa cambiar.

Primero dejemos claras algunas cuestiones:

  • Al bando que tiene ventaja material le suelen favorecer los cambios de piezas.
  • Al bando que tiene menos espacio le suelen favorecer los cambios de piezas.
  • Al bando cuyo rey está siendo atacado o puede llegar a estarlo, le interesa cambiar piezas.
  • Al bando con mejor estructura de peones le suelen favorecer los cambios de piezas.
  • Suele ser favorable cambiar la pieza más activa del rival.
  • Suele ser conveniente tratar de cambiar nuestra peor pieza.
  • Para explotar una casilla débil del rival, suele ser bueno cambiar las piezas que la defienden.

Ahora veamos algunos puntos que nos ayudarán a entender mejor las ideas expresadas.

¿Cómo ganar una partida con ventaja de material?

Siempre explico que hay, sobre todo, dos caminos para imponer la ventaja de material. El más típico es simplificar para llevar la partida hacia un final superior en el que ganar sin problemas. Claro que depende de la ventaja de material que tengamos, por ejemplo, si solo tenemos un peón de más, tendremos que tener en cuenta que existen muchos finales teóricos de tablas en los que uno de los bandos tiene un peón de más.

Pero si tenemos una pieza de más, el plan de ir cambiando piezas hasta que queden solo los peones y nuestra pieza de más, sin duda será una buena estrategia.

Cambio piezas ajedrez

Pero como digo no es la única manera de imponer nuestra ventaja de material. A veces puede resultar incluso más sencillo imponer nuestra ventaja de material en el ataque contra el rey enemigo. Si tenemos más piezas, contaremos con más atacantes.

De ambos casos explicados, normalmente el primero (buscar las simplificaciones) suele ser el más sencillo de llevar a cabo. Aún así, si tus piezas pueden llegar con facilidad al ataque contra el rey enemigo, quizás puedas plantearte la segunda opción.

Con menos espacio... ¡cambia piezas!

Esta es una idea sencilla que debes incluir en tu arsenal de conceptos muy muy útiles. El bando con menos espacio se suele ver favorecido por los cambios de piezas. Tiene sentido. Cuando un bando tiene sus peones más avanzados (al fin y al cabo eso es la ventaja de espacio) las piezas del rival no pueden activarse porque esos peones controlan muchas casillas. Cuantas menos piezas existan, menor será el problema. Ésta es la razón por la que funciona esta regla (que como todas las reglas tiene sus excepciones). Veamos un ejemplo.

Hemos visto como los cambios de piezas han servido a las negras para liberarse en una posición con problemas de espacio. Por supuesto otros factores importantes han entrado en juego, como la ventaja de desarrollo de las negras y la mala posición del rey blanco en el centro.

Pero es importante que aprendas esa regla estratégica: con menos espacio... ¡cambia piezas!

Si te atacan... ¡cambia!

La búsqueda de simplificaciones suele ser una buena estrategia para defendernos del ataque enemigo, aunque lo mejor es provocarlas antes de que sea demasiado tarde

Cuantas menos piezas haya en el tablero, menores serán las posibilidades de ataque del rival. En estos casos suele ser especialmente importante el cambio de damas, que es la pieza más poderosa en el ataque.

En la siguiente posición no hay duda de que las negras están preparando un asalto contra el enroque blanco, mediante una futura ruptura en g4. Las negras llevarán una torre a g7, quizás la otra a f7, abrirán la posición y será muy difícil defenderse. No hay que esperar a que esto ocurra. Las blancas deben prevenir el ataque cuanto antes. Veamos el ejemplo:

Ante una estructura de peones débil... ¡cambia piezas!

Por lo general, las debilidades en la estructura de peones se pueden atacar con mayor facilidad en el final. Además, en muchas posiciones de medio juego, el bando con peor estructura de peones tiene algún tipo de compensación dinámica, que suele desaparecer conforme van quedando menos piezas en el tablero. Peón central aislado, peones colgantes, peón retrasado, peones doblados, son algunas de las debilidades características ante las que las simplificaciones suelen venir bien.

Simplificaciones ajedrez

Hablando de este tema, siempre me viene a la cabeza la partida Korchnoi - Karpov, perteneciente al Mundial de Ajedrez de 1981. Incomprensiblemente, el primero de ellos, con peor estructura de peones, pues tenía peón de dama aislado, comenzó a cambiar piezas, lo que facilitó el juego de Karpov. Vamos a verlo:

Cambia la pieza más activa del rival

Existen muchas posiciones en las que los problemas surgen porque hay una pieza del rival, especialmente activa, que nos ocasiona los problemas. detectar cuál es la pieza más activa del rival y pensar en la posibilidad de cambiarla, es una posible estrategia a considerar. Ya hablé de este tema en la retransmisión en directo 7 claves para revolucionar tu ajedrez. Veamos un ejemplo:


¿Qué hacer con nuestras piezas malas? ¡Cámbialas!

Puro sentido común. Uno de los ejemplos más claros sobre este tema es el del alfil malo. En muchas posiciones de la Defensa Francesa uno de los temas importantes para las negras es el cambio del alfil malo por el alfil bueno del rival (por cierto, si te interesa combatir esta defensa, no te pierdas nuestro artículo Cómo jugar contra la Defensa Francesa.

Cómo ocupar la casilla débil del rival

Existen posiciones donde el cambio de determinadas piezas formará parte de la estrategia a llevar a cabo para controlar y ocupar una casilla débil del rival. A veces es una pura cuestión matemática. Si lo más importante en una posición es acabar ocupando con un caballo, por ejemplo, una casilla débil en el centro, suele ser bueno cambiar mi alfil de color contrario a esa casilla (nunca puede ayudar a controlar la casilla débil) por un caballo enemigo (que sí puede ayudar a luchar por la casilla débil). Lo vemos más claro en el siguiente ejemplo:


Espero que los puntos tratados y los ejemplos aportados te ayuden a comprender mejor el difícil tema del cambio de piezas en ajedrez. Si te ha gustado, ya sabes que nos puedes ayudar compartiendo en redes. Y espero tus sugerencias...¡deja un comentario por favor!

Más de FM LuisFSiles
Así nace una idea mortal en ajedrez

Así nace una idea mortal en ajedrez

Gambito de Rey | Aperturas de ajedrez en 15 minutos

Gambito de Rey | Aperturas de ajedrez en 15 minutos