Cuidado con las piezas desprotegidas

Cuidado con las piezas desprotegidas

Silman
IM Silman
28 dic. 2017 0:00 |
45 | Otros

No le pasa nada a tu tablero. No intentes ajustar las piezas.

Yo controlo los movimientos. Si yo quiero que hables, subiré el volumen. Si quieres farfullar que todo esto es demencial, lo reduciré a un susurro. Controlaré tus pensamientos. Controlaré tus aperturas. Puedo cambiar el color del tablero. Puedo convertir tu noción del ajedrez en una niebla borrosa o agudizarla a una claridad cristalina. Durante la próxima hora, siéntate en silencio y yo controlaré todo lo que veas y escuches.

Repito: No le pasa nada a tu tablero. Estás a punto de embarcarte en una gran aventura. Estás a punto de experimentar el asombro y el misterio que llega desde la mente interna del ajedrez a... LAS PIEZAS DESPROTEGIDAS.

sine waves

Los ajedrecistas, desde los novatos hasta los de 1600, sueñan con llegar a los 2000 pero, sin embargo, rara vez llegan a lograrlo. La mayoría lee libros de ajedrez, aunque a menudo su libro no les resulta muy útil. Otros se limitan a jugar un montón de blitz con la esperanza de que la experiencia los llevará a la tierra prometida. Y otros piensan que sus libros de ajedrez estaban bien, aunque su ELO no aumenta lo más mínimo. Resulta frustrante, ¿Verdad?

Permite que te ayude a sortear este surco. ¿Preparado? Pues allá vamos: ¡Deja los libros!

Ignora a las autoridades (yo controlaré tus pensamientos). De hecho, antes de hacer todo lo que todos recomiendan, primero necesitas arreglar los más profundos y oscuros problemas de tu juego.

Voy a escribir una serie de artículos que señalan algunas cosas que son increíblemente simples y obvias pero que no sabes que están ahí, o sabes que están ahí pero piensas que pasarlas por alto de vez en cuando es solo mala suerte.

Este primer artículo trata de las piezas y los peones desprotegidos. Sí, suena a algo que solo concierne a los principiantes, pero eso no es en absoluto cierto. De hecho, los jugadores de hasta 1600 se dejan las piezas flotando en el aire constantemente, mientras sus oponentes hacen lo mismo (pero tú no te das cuenta y por lo tanto dejas pasar muchas victorias fáciles).

Aquí tienes un ejemplo donde un jugador de 1422 cayó víctima de su "enfermedad de las piezas y los peones desprotegidos".

Si te estás riendo de esto y crees que tú nunca (o rara vez) te dejar material colgado, te engañas a ti mismo. De hecho, haces esto a menudo, aunque tú y tu oponente no os deis cuenta.

Por supuesto, a veces no pasa nada por dejar piezas desprotegidas:

Vale, es la hora de saltar a las cristalinas aguas de las piezas colgadas y de paso darte un aperitivo de nuestro próximo artículo: "no molestarte en ver lo que hará tu oponente".

Cabe esperar que los jugadores por debajo de 1600 tengan problemas encontrando todos esos movimientos. Sin embargo, todo lo que tienes que hacer es detectar los peones desprotegidos de a7 y b7 y entonces los movimientos fluirán por sí mismos.


¡Llegó la hora de los problemas!

PRIMERO, UN AVISO: Siempre que doy problemas hay personas que no se dan cuenta de que pueden pulsar el signo de interrogación en la parte inferior izquierda del tablero y ver varias notas. Otra cosa que genera confusión son los movimientos alternativos. Sí, hay muchas situaciones en las que hay más de un movimiento realmente bueno (¡o incluso varias formas de dar mate!). Cuando esto sucede, algunos piensan que yo no lo vi. No es así. El problema es que el software solo me permite incluir una jugada mejor. ¡Por suerte, a menudo habré mencionado las jugadas por las que clamabas en las notas!

PROBLEMA 1

Veamos si puedes sacrificar material deliberadamente sabiendo que el material de las negras tampoco está muy seguro.


PROBLEMA 2

PROBLEMA 3

Las negras acaban de jugar 29...g5 ado que las blancas amenazaban con tomar el peón de "f" de las negras con Axf4. Ahora que el peón de f4 de las negras está a salvo, ¿Qué pueden hacer las blancas?

PROBLEMA 4

Las blancas tienen varias opciones aquí: 10.Cd4, 10.h3, 10.Ad2 ó 10.b4. De estas cuatro opciones, ¿Cuál es la peor?

A veces puedes pasar por alto que una de tus piezas está desprotegida (nos pasa a todos). Que no cunda el pánico, puede que no sea un problema o, si resulta fatal, aprenderás algo (el dolor es un maestro poderoso). Sin embargo, tras entrenarte para ver tus piezas desprotegidas y las de tu oponente, esas cosas pasarán cada vez menos.

En nuestra última partida, las blancas observaron que el alfil en c5 estaba desprotegido y se abalanzaron sobre él. Por desgracia para las blancas, su posición ya estaba demasiado perdida y la "combinación" llevó a una rápida debacle. 

Sé que todos los jugadores por debajo de 1600 se dejan piezas y peones desprotegidos. Si quieres mejorar considerablemente tu juego necesitas entrenarte para saber si tú o tu oponente tenéis piezas desprotegidas.

Aquí tienes cómo acabar con esta maldición de las piezas desprotegidas:

  • Revisa tus partidas pasadas y toma nota de todas las piezas y los peones que tú y tu oponente os dejasteis desprotegidos. ¡Puede que te asustes! 
  • Descubrirás que has perdido partidas debido a piezas desprotegidas y que te quedaste sin ganar partidas en las que tus oponentes se dejaron material esperando a ser tragado. 
  • No pienses que una pieza o peón desprotegido siempre es algo malo. En muchos casos el oponente no puede castigarlo. Sin embargo, si no eres plenamente consciente de las piezas desprotegidas de ambos bandos, prepárate a sufrir mucho, mucho dolor. 
  • Cabe pensar que esto es fácil, pero (al parecer) no lo es. La única forma de desarrollar "visión de las piezas desprotegidas" es mirar repetidamente cada pieza y peón de ambos bandos. Lo mejor es que lo hagas mientras corre el tiempo de tu oponente.
  • Cuando domines esta cosa "sencilla" (ver piezas y peones desprotegidos a ambos lados del tablero) descubrirás que tus resultados mejoran considerablemente.
Más de IM Silman
Frank Marshall, 2ª parte: La lucha por el mundial de ajedrez

Frank Marshall, 2ª parte: La lucha por el mundial de ajedrez

Frank Marshall: El crecimiento de un campeón de ajedrez

Frank Marshall: El crecimiento de un campeón de ajedrez