El principio de la segunda debilidad
El rey débil siempre acaba cayendo en una partida de ajedrez. © Chess.com

El principio de la segunda debilidad

FM LuisFSiles
2 oct. 2017 11:35 |
39 | Estrategia

En este nuevo artículo te invito a descubrir un tema particularmente importante dentro de la estrategia avanzada. El principio de la segunda debilidad es un tema que le resultará bastante útil especialmente a los jugadores de nivel medio y avanzado. No obstante los principiantes seguro que prenden cosas nuevas, sobre todo con respecto a los primeros puntos del artículo.

¿Qué es una debilidad?

Antes de hablar de la segunda debilidad deberíamos tener claro qué significa una casilla o un peón débil. Si no lo tenemos claro no podremos localizar la primera debilidad y, mucho menos, tratar de crear una segunda  

Debilidad ajedrez

Diferenciemos en dos conceptos diferentes que manejamos en torno al tema que nos ocupa:

Casilla débil

Una casilla débil es aquella casilla de mi rival que no puede ser atacada por sus peones, de manera que si instalo una pieza en ella, sus peones no podrán expulsarla. Insisto en un detalle: una casilla de mi rival. Esto quiere decir que será una casilla en su mitad de tablero. Y normalmente nos referimos especialmente a casillas de la quinta o sexta fila (si hablamos de las negras) o de la tercera o cuarta (en caso de las blancas). Aclaro esto porque la casilla c7, por poner un ejemplo, nunca podría ser atacada por los peones del negro, por motivos obvios. Y por supuesto, ocasionalmente podemos decir que esa casilla está débil si las piezas del rival pueden usarla de manera efectiva con sus piezas. Pero normalmente las casillas que corremos el riesgo de dejar débiles al avanzar nuestros peones son las casillas de las filas mencionadas.

Es por esto por lo que el movimiento de peones es tan importante. Conforme avanzamos nuestros peones vamos dejando casillas que quizás no podamos controlar nunca más. Así que no nos debe resultar tan extraña la famosa frase de Philidor: "Los peones son el alma del ajedrez".

Veamos un ejemplo sencillo de casilla débil.

Tras su última jugada las negras han debilitado la casilla d5, ya que en el futuro ningún peón podrá controlar dicha casilla, lo que permitirá al blanco ocuparla con sus piezas.

Una idea fundamental: las casillas débiles más importantes son las que están en el centro o bien cerca del rey enemigo.

Peón débil

El jugador que aspira a progresar en ajedrez debe familiarizarse con las estructuras débiles. Los principales peones que se consideran débiles son: peón aislado, peón doblado, peón retrasado. Otras estructuras, como los peones colgantes, que no es más que una pareja de peones ligados, pero alejados de sus compañeros, también pueden ser importantes.

Peón débil en ajedrez

Pero para el tema que nos ocupa (el principio de la segunda debilidad) lo más importante es que tengamos claras las ideas relativas a la debilidad de peones aislados (aquellos que no tienen peones compañeros en las columnas adyacentes), doblados (peones del mismo bando situados en la misma columna) o retrasados (peones que han quedado más atrás que sus compañeros y tienes dificultades para avanzar.)

Uno ataca y otro defiende. Y ahora... ¿qué?

Resulta casi paradójico, pero en muchas posiciones en las que uno de los bandos tiene un peón débil, su rival acaba atacándolo con todas sus piezas. El bando defensor siguiendo su rol, simplemente defiende el peón débil con todas sus piezas. Y por muy débil que sea, o por mucho que nos empeñemos en usar ese término ("débil") resulta que el peón no cae. ¿Cómo proseguir?

No me sirve de mucho saber simplemente que estoy mejor. Quiero saber aprovecharlo. Pero las matemáticas no están conmigo. Yo ataco el peón, por ejemplo, con 4 piezas, y mi rival lo defiende con igual número. Bueno, no desesperes, que este artículo quizás ponga un poco de luz sobre este tema.

El principio de la segunda debilidad

Este principio dicta que en las situaciones descritas (un bando ataca con todas sus piezas al peón débil, mientras que el rival lo defiende con el mismo número de piezas) el bando atacante podría tratar de crear una segunda debilidad en la posición del rival.

La idea es que las piezas activas del bando atacante podrán llegar con más facilidad a atacar esa nueva debilidad, mientras que las piezas pasivas que defienden la primera debilidad tal vez no lleguen a tiempo a la defensa del nuevo objetivo.

Veamos un primer ejemplo.

Ideas claves sobre este principio

1.- La segunda debilidad suele ser el rey enemigo.

Pero no te confíes, podría ser interesante elegir otro punto de ataque. Lo cierto es que en la mayoría de los casos un ataque al rey, centrándonos en el monarca enemigo como segunda debilidad, suele ser oportuno. Es bien sabido que la defensa del rey necesita de piezas para repeler el ataque y no siempre podrán acudir a cubrir ese ataque.

2.- Es importante mantener la presión sobre la primera debilidad todo el tiempo que se pueda.

De ese modo evitaremos que las piezas del rival, liberadas de la defensa de la primera debilidad, acudan al rescate de la segunda.

3.- Si las piezas del rival están atadas a la primera debilidad, no tengas prisa por crear o atacar la segunda.

Karpov ha manejado como nadie esta idea. Ante una posición defensiva del rival en la que no tiene posibilidad de reacción no debemos tener prisa, sino ir mejorando poco a poco cada detalle antes del salto definitivo.

Karpov, el maestro en acción

Karpov

Pocos jugadores han tenido un instinto tan fino en el ajedrez posicional y han manejado este tipo de temas con tanta maestría como el excampeón mundial Anatoli Karpov. Veamos un ejemplo en donde la creación de la segunda debilidad y su aprovechamiento se mantiene en el aire durante la partida.

Pero si queremos ver al genial Karpov sacando partido de la segunda debilidad, sin que sea una simple posibilidad que se mentiene en el aire, como en el ejemplo anterior, sino una realidad necesaria para ganar una partida... ¡vayamos a la novena partida del mundial de Merano!

Los mortales también podemos aplicar estos conceptos

Pues sí, me vais a permitir que muestre un ejemplo propio, porque a veces podemos pensar que solo los grandes maestros, algunos campeones del mundo, son capaces de aplicar en sus partidas los temas que estamos viendo. La siguiente partida, que jugué ya hace bastante tiempo, muestra un claro ejemplo de creación y uso de la segunda debilidad.

¿Te atreves a aplicar este concepto?

Finalmente es tu turno. Juegas con blancas y debes hacerlo como Anand, quien aplicó el principio de la segunda debilidad en la siguiente posición.

A continuación puedes ver cómo siguió el resto de la partida.

Espero que este importante principio te resulte útil en tus partidas. Como siempre quedo a la espera de tus comentarios, dudas y sugerencias.

Más de FM LuisFSiles
Trucos y celadas en la Defensa Pirc

Trucos y celadas en la Defensa Pirc

El rey de los gambitos y sus sucedáneos

El rey de los gambitos y sus sucedáneos