Guía del perfecto atracador en ajedrez

Guía del perfecto atracador en ajedrez

FM LuisFSiles
29 mar. 2017 6:50 |
22 | Otros

Muchos piensan que la habilidad para ganar partidas que están totalmente perdidas depende únicamente de la suerte. Pero seguro que conoces a algún compañero de club que siempre sale bien parado de posiciones penosas. ¿Suerte? Sigue leyendo y descubre las claves para sobrevivir en posiciones perdidas

1.- Siempre hay tiempo para abandonar

Parece muy obvio, pero nadie ha ganado una partida abandonando. Esto no quiere decir que esperemos siempre a que nos den mate, pero debemos tener cuidado con los abandonos prematuros. Cuando vayas a abandonar recuerda que no pasa nada por intentarlo un poquito más. Incluso jugadores muy fuertes han abandonado en posiciones que no estaban perdidas. Si no me crees observa los siguientes ejemplos.

Abandonar en ajedrez

No abandones a tu rey y lucha hasta el final por salvarle...

En esta posición el maestro FIDE que jugaba con blancas abandonó. ¿Encontrarías tú la solución a sus problemas?


Y en ésta otra parece que las negras no pueden salvar la pieza de d4 y, por tanto, abandonaron. Sin embargo existe un recurso salvador. ¿Lo encontrarás?

Y en este último ejemplo, extraído de una partida entre grandes maestros, las blancas acaban de capturar un alfil en f8. Las negras solo pueden capturar con el rey, pero ante la incorporación del alfil blanco por c5, abandonaron. Sin embargo, deberían haber seguido jugando. ¿De qué manera?


Me gustaría insistir en cierto detalle. He notado como algunos jugadores, cuando tienen la partida ganada y su rival no abandona, comienzan a gesticular y demostrar su malestar, como si abandonar fuera la obligación del que está perdido. No aceptes el chantaje. Todos tenemos derecho a elegir si abandonar o seguir luchando.

2.- Busca el rayo de luz

Si haces caso del punto anterior, pero sigues jugando simplemente por alargar la partida, es difícil que la remontes. Hay que creerse que es posible. En el formidable libro Los siete pecados capitales en ajedrez, Rowson habla de la teoría de la resistencia infinita. Uno de los puntos que recomienda para aguantar en posiciones perdidas o muy difíciles es pensar en la gloria del portero de fútbol ante el penalti.

Piezas de ajedrez

Por muy oscura que parezca la posición, esfuérzate para encontrar un rayo de luz para tu rey. 

Tenemos que buscar cualquier detalle que nos ofrezca cierta esperanza en la posición. Esto nos motivará y, sobre todo, nos servirá de guía. Un pequeño rayo de luz, tal vez minúsculo, pero que nos mantenga alerta.

Nunca olvidaré esta partida que hoy muestro. Estuve a punto de abandonar varias veces, pero seguí luchando. De pronto, apareció el rayo de luz...



3.- No comiences a jugar rápido

Se trata de encontrar la mejor defensa en cada jugada, de ponerlo lo más complicado posible. Muchas veces veo como algunos jugadores que han quedado perdidos comienzan a jugar rapidísimo. Esto solo tiene sentido si nuestro rival tiene la partida ganada, pero está en graves apuros de tiempo.

Tablero de ajedrez

El reloj puede ser un elemento muy peligroso durante una partida. ¡No dejes que te influya!

En posiciones difíciles debemos encontrar soluciones que, en caso de que existan, serán muy complicadas. Así que para ponerlo lo más difícil posible y que nuestro oponente tenga que ganarse el punto duramente... ¡tenemos que pensar!

4.- Recuerda que la táctica siempre está ahí

Si queremos salvar una partida perdida deberemos de complicar siempre que sea viable. No hablo de lanzarnos a un ataque sin sentido. La táctica no está relacionada forzosamente con el ataque al rey enemigo. La táctica aparece incluso en posiciones de apariencia sencilla.

Táctica en ajedrez

La táctica siempre estaré presente en tus partidas. ¡No bajes la guardia!

Mira el siguiente ejemplo. Parece una posición donde la táctica no juega un papel importante. Muchos jugadores estarían más pendientes de las ideas generales o principios estratégicos que puedan resulta útiles, que de buscar combinaciones. Pero como digo la táctica siempre está ahí, en la apertura, medio juego o final... en posiciones tranquilas y complicadas. El ajedrez es táctica.


Ya lo sabes: no cometas el error de pensar que en posiciones de apariencia tranquila la táctica no va a hacer acto de presencia.

5.- Despierta el miedo en tu rival

Rowson habla en el mencionado capítulo de la teoría de la infinita resistencia sobre cómo algunos jugadores, cuando consiguen una gran ventaja, se aferran a la idea de la victoria y a partir de ese momento sienten miedo de que se les pueda escapar. Yo mismo me he sentido así en más de una ocasión.

Si creamos algún problema, por pequeño que sea, los temores de nuestro rival pueden despertarse, y estará más cerca de cometer un error. ¡Hazle sentir que la victoria no va a ser sencilla! Crea amenazas, busca tus posibilidades activas.

6. Solo tu rival tiene motivos para ponerse nervioso

Es comprensible tener nervios en luchas niveladas que aún están por decidir, puesto que la balanza se puede inclinar de un lado u otro por pequeños detalles. En esos momentos los nervios de los jugadores pueden jugar malas pasadas. Pero si estás perdido... ¿qué has que temer? Con la derrota ya contamos, así que las cosas solo podrían ir a mejor. Es difícil, eso sí, pero debemos tener en cuenta que la presión la tiene el rival. Él tiene la obligación de ganar.

Así que si notas que te pones nervioso recuerda que ya cuentas con esa derrota... pero que vas a luchar por el milagro

Más de FM LuisFSiles
Trucos y celadas en la Defensa Pirc

Trucos y celadas en la Defensa Pirc

El rey de los gambitos y sus sucedáneos

El rey de los gambitos y sus sucedáneos