x
Ajedrez - Jugar y aprender

Chess.com

GRATIS - en Google Play

GRATIS - en Win Phone Store

VER
Los grandes éxitos de Emanuel Lasker

Los grandes éxitos de Emanuel Lasker

Todos tenemos un ajedrecista favorito. A la gente le gustan los jugadores aún vivos, como Magnus Carlsen, Garri Kaspárov, etc. O jugadores que ya no están con nosotros, como Bobby Fischer o Mijaíl Tal o, si miramos más atrás, Paul Morphy.

Mi ajedrecista activa favorita es Hou Yifan, y en mi juventud adoré a Fischer.

Sin embargo, mi ajedrecista favorito de todos los tiempos es Emanuel Lasker, que fue campeón del mundo la friolera de 27 años (!!!).

Aunque Lasker fue uno de los más grandes jugadores tácticos de la historia, y aunque también fue uno de los mejores jugadores de finales, su estilo radicaba en la presión. Le encantaba llevarse a sí mismo y a sus oponentes al borde de un precipicio, pues sabía que la mayoría de sus oponentes no eran capaces de soportar la pendiente resbaladiza que él creaba. En la mayoría de casos sus oponentes languidecían y, al final, capitulaban ante la mente superior y la voluntad de acero de Lasker.

null

Lasker (Wikipedia).

En este artículo voy a entretenerme (¡y espero que a ti también!) compartiendo mis partidas favoritas de Lasker (tres en este artículo y más en otro próximo). Algunas de ellas pueden ser sus mejores partidas y otras pueden ser partidas que me gusten por algún motivo personal.

PARTIDA nº1

En este evento había cuatro jugadores (Lasker, Pillsbury, Chigorin y Steinitz) y todos tenían que jugar seis partidas entre sí. Pillsbury estaba en primer puesto a la mitad del torneo, mientras que Lasker iba segundo. Así que Lasker necesitaba ganar. Muchos jugadores se quebrarían por el estrés, pero Lasker se zambulló de cabeza a unas tácticas tremendamente memorables.

PARTIDA nº2

Después de que el ya mayor Lasker perdiera su título en 1921 contra Capablanca, muchos jugadores pensaron que el excampeón estaba acabado. Efectivamente, los jugadores hipermodernos (Nimzóvich, Reti y otros) estaban seguros de que Lasker no podría lidiar con sus ideas nuevas. ¡Se equivocaban! Después de mantenerse alejado de los torneos durante dos años, Lasker finalmente decidió jugar en el fortísimo Torneo de Moravska-Ostrava en 1923 (Reti, Grunfeld, Tartakower, Euwe, Tarrasch, Bogoliúbov, Spielmann, Rubinstein, etc). Lasker ganó el torneo sin perder una sola partida, con el impresionante resultado de 10,5/13. El segundo puesto lo alcanzó Reti, cuyas "ideas nuevas" fracasaron contra Lasker. 

Un año después se organizó el gran evento de Nueva York 1924, donde 11 ajedrecistas jugaron dos partidas contra cada uno de los oponentes. De nuevo, Lasker jugó, junto con Capablanca, Alekhine, Marshall, Reti, Maroczy, Bogoliúbov, Tartakower, Yates, Edward Lasker y Janowski. Lasker (¡a sus 56 años!) ganó ambas partidas contra Reti (¡debo mencionar que Reti ganó una partida contra Capablanca en este torneo!), y Lasker ganó al menos una partida contra todos los demás jugadores excepto Capablanca (una derrota y unas tablas... esa fue la única partida que Lasker perdió en todo el evento). Cuando se disipó el humo, ¡Lasker volvió a quedar primero, un punto y medio delante del segundo, Capablanca!



PARTIDA nº3

Emanuel había jugado mal y esta posición parece perdida para las blancas. Aunque las blancas tienen dos peones por la calidad, los peones no pueden ir muy lejos mientras que el peón de "b" de las negras está preparado para correr hasta la línea de meta. Claro que si las blancas pueden obtener una posición de torre contra caballo sin peones, son tablas. Pero eso no sucederá porque las negras tendrán cuidado de que su peón de "b" se mantenga sano y salvo. 

Lo maravilloso de esta partida es el comentario de Edward Lasker y el hecho de que Emanuel Lasker creara (¡sobre el tablero!) una forma nunca antes conocida de hacer tablas con rey y caballo contra rey, torre y peón. No creo que ningún otro jugador en la historia del ajedrez habría encontrado lo que Emanuel Lasker encontró si lo pusieran en la misma situación.

Al final de esta partida verás que otros se sienten igual que yo con respecto de esta increíble hazaña defensiva.


El difunto Mark Dvoretsky dijo: “¡Dudo que ningún otro gran maestro fuera capaz de tal proeza!" 

Conectado ahora