x
Ajedrez - Jugar y aprender

Chess.com

GRATIS - en Google Play

GRATIS - en Win Phone Store

VER
¿Qué material necesitas a cambio de una dama?

¿Qué material necesitas a cambio de una dama?

La dama es la pieza más poderosa del ajedrez, eso es indiscutible. Sin embargo, existe cierta tendencia a sobrevalorarla. La dama es poderosa, pero no invencible. En este artículo vamos a tratar algunas de las correlaciones de material que se pueden obtener a cambio de una dama.

Por lo general la dama valdría menos que 3 piezas menores, incluso un poco menos que dos torres, pero algo más que torre y pieza menor y, por supuesto, mucho más que dos piezas menores. Estas son algunas de las correlaciones de material que desarrollo en este artículo, aunque no vendría mal dejar claros algunos conceptos que nos ayudarán a valorar este tipo de posiciones.

  • Por su capacidad de movimiento la dama puede crear problemas fácilmente al rey enemigo, así que si éste está débil las posibilidades del bando de la dama irán en aumento.
  • Del mismo modo, aunque la posición del bando que juega contra la dama sea superior, la dama puede ser útil para buscar temas de jaque perpetuo (de nuevo... ¡ojo al rey!)
  • La coordinación de las piezas que luchan contra la dama será un tema fundamental.
  • Merece atención el tema de las fortalezas en el final (dama contra torre y peón o dama contra dos piezas menores, por ejemplo)

Dama contra dos torres

Es bastante frecuente llegar a una posición en la que se cambie la dama por dos torres. Como idea general, las torres deberían ser ligeramente superiores, pero como ya hemos comentado, los detalles concretos de la posición son fundamentales a la hora de valorar la posición. 

En el final puro de dama contra 2 torres las cosas, en realidad, no están tan claras. Por ejemplo, el final con 3 peones por bando en un flanco no es tan claro, a pesar de que podríamos imaginar que es muy superior para las torres (puesto que solo tienen que atacar la base de los peones con las dos torres y cambiar las dos torres por dama y peón para llegar a un final normalmente ganado.)

Una sutileza importante

Las posibilidades de la dama para crear problemas contra el rey enemigo no siempre permiten a las torres pasar al ataque.

Temas de mate

La posibilidad de amenazar un curioso mate en cierto momento fue clave en la siguiente partida, que parecía destinada al empate y que, sin embargo, las blancas consiguieron ganar.

Torres que no pueden defender

A veces se puede llegar a este final en una posición en la que las torres no están listas para pasar a la defensa, por lo que la dama enemiga hace tablas con suma facilidad, como en este ejemplo clásico.

Otras estructuras

En el 3 contra 3 en el flanco de rey, parece que otro tipo de estructuras no ayuda al bando de la dama. Veamos un ejemplo.

Si hay peones en el otro flanco... ¡mejor para las torres!

Con nuevos puntos de ataque, las torres suelen hacer valer su superioridad con mayor facilidad. En el siguiente ejemplo vemos como Ponomariov hace valer su ventaja de dos torres contra dama, con 6 peones por bando.

Dama

Dama contra 3 piezas menores

Las tres piezas menores deberían ser superiores a una dama, aunque para ello suele ser fundamental que queden bien coordinadas. Hemos hablado de la coordinación en artículos anteriores, pero recordemos que significa que las piezas estén en buenas casillas, activas y con facilidad para interactuar. Es decir, que puedan emprender acciones conjuntas con facilidad. Si a esto le añadimos que todas estén defendidas... ¡tendremos una perfecta coordinación!

La práctica, por ejemplo, ha demostrado que la variante que vamos a ver en la siguiente partida resulta muy arriesgada para las blancas, a pesar de que no hayan sido pocos los que la han intentado.

Y por lo general, las 3 piezas menores no deberían tener problemas contra una dama, siempre que el rey del bando fuerte no esté en problemas y, como ya hemos insistido, las piezas estén coordinadas.

Dama contra torre y pieza menor

Aunque lo normal es que la dama sea superior, sí es cierto que torre y pieza menor pueden estar muy cerca de compensar una dama, como muestra el siguiente ejemplo.

Los peones pasados siempre juegan un papel importante

Como siempre comento, los detalles concretos de la posición están siempre por encima de consideraciones generales, aunque las ideas estratégicas que podamos tener nos puedan ayudar a la hora de tomar ciertas decisiones.

En todos los finales que se produzcan, la presencia de peones pasados será fundamental y su consideración totalmente necesaria para una correcta evaluación.

Gracias a la creación de un peón pasado las blancas lograron imponerse en el siguiente ejemplo.

Dama contra dos piezas menores

Por supuesto que una dama debe ser superior a dos piezas menores, pero hay posiciones excepcionales donde la actividad de las piezas menores podría llegar a compensar la pérdida de una dama. Un ejemplo de ello es la magnífica victoria de Caruana frente a Nakamura en el London Classic del año pasado.

Puedes ver esta partida en el siguiente vídeo, ya que sirvió de Previa para el encuentro del Speed Chess entre estos dos jugadores.

Otro caso, también excepcional, lo encontramos en el siguiente ejemplo, donde las debilidad del enroque negro, sin la presencia de su alfil del fianchetto se hará notar.

Por cierto que Hou Yifan usó un truco similar contra Caruana en su encuentro del Speed Chess.

Espero que este artículo te haya resultado instructivo e inspirador. No desprecies el valor de una dama, pero no caigas en el habitual error de sobrevalorarla.

Espero como siempre tus comentarios, dudas y sugerencias. ¡Anímate y deja un comentario!

Conectado ahora