Libros de ajedrez I: Ganar al ajedrez con psicología.
Superimagen creada a base de una de Pixabay y mis increíbles habilidades en Paint.

Libros de ajedrez I: Ganar al ajedrez con psicología.

damafe
damafe
|
5

En esta publicación voy a hacer una reseña de un libro que me llegó de regalo por la suscripción a la revista Peón de Rey, "Ganar al ajedrez con psicología". Comentaré algún capítulo, y usaré ejemplos de mis partidas similares a los que pone el libro, para evitar problemas con los derechos de autor

El libro que me llegó es éste, la primera edición en español, de la editorial TEELL (Todo Está En Los Libros)

Portada del libro Ganar al ajedrez con psicologia, de Benko y Hochberg, del que hago la reseña.
Portada del libro

Su ficha técnica es ésta:

Ficha técnica del libro gane al ajedrez con psicologia

"Ganar al ajedrez con psicología" (en inglés, "Winning with Chess psicology") es un libro escrito por Pal Benko y Burt Hochberg en 1991. En él se estudia la influencia de la psicología en el ajedrez, y cómo usarla para lograr una ventaja en las partidas. 

Y si hablamos de psicología en ajedrez, tenemos que hablar de Emanuel Lasker.

Emanuel Lasker no sólo fue campeón del mundo del ajedrez (el que más años lo ha mantenido hasta ahora), sino que también revolucionó la forma de ver el ajedrez. Él afirmó en su libro "El sentido común en ajedrez" que el ajedrez no era un juego, ni una ciencia, ni un arte. Era una lucha, y como tal, el objetivo único era ganar, sin importar si el plan para lograrlo era bueno o no. Si funcionaba, era bueno. Si no funcionaba, no lo era.

Jugar con sentido común, según Lasker, consiste no sólo en jugar según las características de la posición (ya sea para lanzar ataques brutales y directos, o para jugar posicionalmente), sino también considerando las características del adversario.

Era una época donde los ajedrecistas se dividían en románticos (para los que era cuestión de honor aceptar un sacrificio), y los posicionales (que jugaban de acuerdo a la posición), liderados por Steinitz. Y en esa época, la idea de Lasker fue un concepto revolucionario que no todos aceptaron. Tener en cuenta las características del adversario, implica que no existe una verdad objetiva. En una posición, puede que contra un rival sea buena una jugada, pero contra otro rival la mejor sea otra. 

"El mejor movimiento es el que más molesta al adversario"

Emanuel Lasker, campeón del mundo entre 1897 y 1920.

(aunque no está demostrado que el dijera tal cita, es algo que se deduce al ver sus partidas)

.

Hoy en día, la psicología es un arma usada habitualmente, y el libro "Ganar al ajedrez con psicología" nos enseña a obtener ventaja con ella.

.

El libro se divide en 2 partes:

En la primera (5 capítulos) se hace un repaso del desarrollo de la psicología del ajedrez, y de como algunos de los mejores jugadores de la historia lo aprovecharon. Desde Lasker y como aplicaba la psicología en sus partidas, hasta los matches de Karpov por el campeonato mundial (contra Korchnoi y Kasparov).

En la segunda (los otros 12) el libro nos enseña a utilizar la psicología en nuestras propias partidas, con ejemplos reales, donde se cometieron errores (o aciertos) psicológicos. Entre sus temas se destacan: elección de aperturas, desarrollo de tu estilo, el final, las distracciones, la última ronda, errores (cometerlos, y perdonarlos), apuros de tiempo, contraataque...

Cabeza con engranajes
Si entiendes como funciona tu cabeza y la del rival, será más fácil ganar.

A continuación comentaré el contenido de algún capítulo.

Capítulo 8: Desarrollar un estilo

En este capítulo el libro nos comenta los diferentes estilos. No solo es importante saber el estilo propio, para elegir nuestras aperturas y defensas, sino el del rival, para escoger la apertura más indicada para vencerlos.

Por una parte diferencia entre defensivos y atacantes:

  • Defensivos: Se preocupan por la seguridad de su propia posición. Juegan sin riesgos innecesarios, y prefieren evitar el plan del rival.
  • Atacantes: Agresivos, les gusta el juego activo y arriesgado, e intentan romper las defensas del rival lo más rápido posible

Otra diferencia es táctico y estratégico.

  • Táctico: Buscan combinaciones a corto plazo y utilizan el cálculo concreto
  • Estratégico: Prefieren las maniobras y los planes a largo plazo.

En este caso los estilos son una combinación de ambos. Tenemos por ejemplo a Petrosian, claro ejemplo de estratégico, pero con multitud de combinaciones espectaculares. Normalmente un jugador tiene cierto porcentaje de cada estilo.

Lasker agrupaba 5 estilos:

  1. Clásico: juegan con sentido común, según los principios generales.
  2. Automático/estereotipado: juegan de memoria, sin pensamiento creativo original
  3. Sólido: Buscan reforzar su posición y esperan el error.
  4. Provocativo: Incitan al rival a que les ataquen precipitadamente
  5. Combinativo: Buscan combinaciones continuamente, meten trucos, etc 

Por supuesto, el estilo de un jugador puede cambiar con el tiempo, y no tiene que ver con su personalidad.

¿Cuál es tu estilo?

Según estas clasificaciones, me considero Defensivo, principalmente estratégico y entre clásico y sólido (aunque más clásico).

En el capítulo se muestra la importancia de conocer el estilo del rival. Por ejemplo, si sabes que el rival es de los que le gusta ir al ataque tienes 2 opciones interesantes: jugarle al ataque y obligarle a defender, o tentarlo a sacrificar sin fundamento. Ésta última estrategia la usé yo en esta partida:

Si te ha parecido curiosa esta defensa, que sepas que tengo 2 publicaciones sobre ella  En aquella época estaba empezando a jugarla, por eso no la jugué muy bien.

Defensa hipopótamo, partida de Ponomariov

No moleste al hipopótamo

Capítulo 10: La psicología de las tablas

Todo el que ha jugado torneos presenciales saben que el momento de ofrecer o dar tablas es un momento especialmente psicológico. Si ofreces tablas y te las rechazan, puede que el rival juegue más esperando que te canses y cometas un error. Si eres el que las rechaza, puede que te sientas "obligado" a jugar a ganar. En el libro se muestran ejemplos del propio Benko donde se dieron varias situaciones relacionadas con el ofrecimiento de tablas: tablas aceptadas contra Botvinnik por considerarlas un honor, tablas por miedo/respeto, partidas ganadas tras recibir un "no" al ofrecimiento...

Benko recomienda no aceptar tablas, como hacía siempre Fischer, especialmente para los jugadores que están en progresión, y sólo aceptarlas en el caso de que las circunstancias realmente obliguen a ello (si se ve probable la derrota, si con medio punto es necesario para lograr algo...)

Respecto a los oponentes que usan las ofertas de tablas para molestar, recomienda simplemente sonreír y quejarse al árbitro. Y recordar que si el rival insiste tanto en las tablas, es porque se encuentra incómodo con su posición.

En mis primeras partidas acepté muchas tablas simplemente por miedo ante rivales con más elo. La mayoría de las veces era yo el que estaba mejor, pero el miedo no me permitía valorar bien la posición. Un claro ejemplo es esta partida, contra un rival que me sacaba 400 puntos de elo.

.

Capítulo 15: Los horrores en los apuros de tiempo

Alekhine escribió no sé dónde que un jugador que culpa de su mal juego a la falta de tiempo es como un criminal cuya coartada es que estaba borracho cuando cometió un crimen. También decía que la habilidad de gestionar el tiempo es tan importante como saber jugar los finales.

Seguramente has oído decir a alguien que perdió porque en los apuros de tiempo cometió un error. El error fue no gestionar bien el tiempo y acabar jugando con el incremento. 

Todos podemos ser víctimas de los apuros de tiempo, especialmente en partidas importantes o contra rivales mucho más fuertes. El problema es cuando se convierte en algo crónico, y aparecen justificaciones como "yo me concentro mejor así" o "así desconcentro a mi rival". 

En mi caso recuerdo la siguiente partida, jugada en la División de Honor de Galicia (DdH, la máxima). No comentaré las jugadas, pero apuntaré el tiempo que me nos quedaba (tengo la costumbre de apuntarlo), y se verá cómo jugué bien hasta que me apuré de tiempo. Yo tenía 1782 de elo, y mi rival 2116, así que era más fuerte, y además tenía la responsabilidad de luchar por lograr al menos medio punto para el equipo en la DdH, ya que estábamos a sólo 2 puntos del descenso (al final el equipo se salvó por sólo 3.5 puntos)

Reloj con piezas de ajedrez. Los apuros de tiempo son la pesadilla de muchos ajedrecistas
¿Tienes problemas crónicos con el tiempo? A continuación, unos consejos.Foto de pixabay.

El libro nos comenta algunos consejos para aquellos que sufren apuros de tiempos crónicos, cito algunos aquí:

  • Evita las complicaciones tácticas cuando te queda poco tiempo
  • Si tu rival calcula mucho tiempo una jugada, no te metas en las complicaciones que espera. Eso hará que todo el tiempo que gastó haya sido en vano. 
  • Si un jugador agresivo entrega un peón, no lo comas. Seguramente lo conozca, sabrá atacar, te tocará defender y te apurarás de tiempo.
  • Elige un repertorio de aperturas que se adapten a tu estilo, como vimos en el capítulo 8. Contra rivales tácticos como los que juegan Siciliana o India de Rey busca variantes más tranquilas.
  • No pierdas el tiempo elaborando planes a largo plazo si te estás apurando, es probable que no logres ejecutarlos al no poder calcular variantes.
  • Evita la tensión de peones (cuando hay 2 peones que se pueden capturar entre ellos, pero ninguno lo hace) se pierde mucho tiempo calculando las capturas en cada turno.

Da más consejos (incluyendo qué hacer con los apuros de tiempo del oponente ), pero para verlos, comprad el libro  

.

Bibliografía sobre psicología ajedrecística

El libro termina con un capítulo dedicado a libros escritos por psicólogos, y cita estudios realizados con ajedrecistas, desde cómo jugaban a la ciega los mejores ajedrecistas a estudios que desmentían el mito de que los ajedrecistas son más inteligentes que los no ajedrecistas. También nos habla de Ernest Jones y su pasión por analizar a Paul Morphy, al que diagnosticó de paranoico.

Conclusión

En general el libro me ha gustado, se lee rápido, tiene muchas anécdotas y tiene partidas bien escogidas para cada tema del que se habla. En algunas cosas está desactualizado, como cuando habla de las máquinas (en aquella época aun eran vencibles), el tema de las mujeres, o en la bibliografía del final.

Me ha hecho ver que el ajedrez puede verse desde el punto de vista de una lucha, en el que todo vale para lograr el punto, incluyendo la psicología. Todos los temas son aplicables al jugador de torneo: conocer los estilos, saber qué hacer respecto a las tablas, a los apuros de tiempo, a la última ronda de los torneos, los apuros de tiempo, y la psicología de los finales.

Y he aprendido algo más de historia, en los 5 primeros capítulos, y he visto como la psicología la han usado la mayoría de campeones mundiales en sus matches.

Probablemente deba aplicar más en mis partidas aquella cita de Lasker... "El mejor movimiento es el que más molesta al adversario"

Si queréis leer más reseñas de libros, @ala984 hizo 3 en su blog:

"Fundamentos del Ajedrez" de José Raúl Capablanca.

"Los 100 finales que hay que saber" de Jesús de la Villa

"Bobby Fischer. Su Vida y Partidas" de Pablo Morán.