Sospechoso de trampas pillado con el teléfono en el Dutch Open

Sospechoso de trampas pillado con el teléfono en el Dutch Open

PeterDoggers
PeterDoggers
|
7 | Cobertura de eventos de ajedrez

Un ajedrecista aficionado con un Elo nacional de 1512, el cual había levantado sospechas debido a sus buenos resultados en torneos recientes, fue pillado con un teléfono móvil durante una partida en el Dutch Open en Dieren (Países Bajos) a finales de julio.

Usando un detector de metales, los árbitros descubrieron que el jugador llevaba un smartphone durante su partida. Como esto va en contra de las regulaciones oficiales, todos los resultados del jugador se anularon y a él se le expulsó del torneo.

La FIDE y la federación holandesa están investigando el incidente. Chess.com ha decidido no informar sobre el nombre del jugador aficionado durante el desarrollo de la investigación.

El jugador de 19 años de la región de Utrecht comenzó a jugar para un club de ajedrez hace tres años y medio. Ingresó a la lista de calificación holandesa en mayo de 2018 con un Elo de 1425.

Permaneció aproximadamente en ese nivel en las siguientes listas (1444 en agosto de 2018, 1512 en febrero de 2019 y, por inactividad, también 1512 en mayo de 2019), pero comenzó a jugar a un nivel mucho más alto a principios del verano:

  • 5,5/6 en el Nova College en Haarlem, ganando el grupo B (premio: 250 euros)
  • 5/5 y un bye en el Hilversum Open, ganando el grupo C (premio: 150 euros)
  • 8/9 en el Amsterdam Open, ganando el grupo D (premio: 300 euros)

Con estos resultados, el jugador había ganado 373 puntos Elo en tres meses. Incluso con un factor K tan alto como 30 (lo que significa que las calificaciones por debajo de 2000 siempre fluctúan más), esto implica un progreso notable.

Joris Boons rating
El progreso de Elo del jugador.

En el Dutch Open, celebrado del 23 de julio al 1 de agosto en Dieren, el jugador estaba en el grupo C. Debido a sus resultados recientes, y a que otros jugadores compartían sus sospechas acerca de los mismos, los árbitros decidieron vigilarlo de cerca. Algunos de ellos también habían sido árbitros en los torneos antes mencionados.

Habían revisado algunas partidas recientes del jugador y les parecía que muchos movimientos eran demasiado buenos para ser verdad.

"Un MI holandés que visitó el torneo estuvo de acuerdo con nosotros y dijo que claramente varios movimientos provenían de un módulo de ajedrez" dijo el árbitro Joost Jansen.

Los árbitros realizaron un seguimiento de la actividad del jugador durante las partidas, y notaron que estaba yendo mucho al baño, hasta 15 veces por partida, y una vez tardó 12 minutos en volver.

Jansen: "Había tres maneras de llegar a los baños, y él estaba usando las tres, lo cual resultaba algo extraño".

Esta conducta comenzó en la tercera ronda y, tras la cuarta ronda, el árbitro jefe Koos Stolk decidió hablar con el jugador. Le pidió que se vaciara los bolsillos. No encontró nada.

"Tenía un mal presentimiento, por lo que decidí pedir un detector de metales en línea" dijo Jansen. "El Comité de Juego Limpio de la FIDE recomienda utilizar este tipo de dispositivos".

Aunque con cierto retraso, el detector llegó antes de la penúltima ronda. Pero aún estaban a tiempo de usarlo.

Aproximadamente una hora después de la octava ronda, Stolk tomó el escáner y le pidió al jugador que fuera con él y se sometiera al escaneo. Se negó, y entonces Stolk le dijo: "Eso equivale a dar positivo".

La amenaza fue más fuerte que la ejecución. Antes de que le pasaran el escáner, el jugador mostró un smartphone que estaba escondido en un bolsillo que llevaba dentro de los pantalones. Por eso no había aparecido al vaciar los bolsillos después de la cuarta ronda.

Permitió que Stolk revisara el teléfono, y se encontraron varias aplicaciones de ajedrez, así como todas las partidas que el jugador había jugado en sus recientes y exitosos torneos. Lo que no se encontró fue un módulo de ajedrez con la posición actual de su partida.

"Pero llevar un teléfono, el cual por cierto no estaba apagado, es violación suficiente" dijo Stolk.

Gelderlander cheating chess
El periódico local publicó la noticia del caso de trampas.

Rápidamente expulsaron al jugador del torneo y sus resultados se declararon nulos. Pronto se publicará una corrección en la lista de Elo holandesa de agosto, con los resultados del jugador en los otros torneos anulados también.

Chess.com contactó con el jugador, el cual se mostró dispuesto a declarar.

"Sabía que no estaba permitido llevar teléfono, pero no sabía que sería tan grave" dijo. "Pensé que me harían una advertencia. Fui muy ingenuo".

Cuando se le preguntó por qué guardaba el teléfono en un bolsillo especial dentro de sus pantalones, respondió: "Pensé que molestaría a las personas si lo veían". Negó haber llevado el teléfono con él en las otras rondas o en torneos anteriores.

Terminó diciendo: "Pido disculpas por el lío que he causado".

Lo sucedido en Dieren se ha comunicado al Comité de Juego Limpio de la FIDE y el Comité Disciplinario de la Federación Holandesa de Ajedrez decidirá pronto la sanción.

La federación planea tener siempre un detector de metales a mano en futuros torneos. "Tendremos que tener uno, para presionar a los posibles tramposos", dijo Stolk.

En 2007, pillaron a un jugador aficionado holandés usando Pocket Fritz durante su partida y lo sancionaron con tres años de expulsión.

En 2015, un gran maestro georgiano fue expulsado tres años y perdió su título de GM después de que descubrieran su teléfono escondido en un inodoro.

Hace un mes, pillaron a un gran maestro letón-checo usando un teléfono en el baño durante una partida. La historia se volvió viral en los principales medios cuando se filtró una foto.

El maestro Luisón ha preparado un vídeo sobre los tramposos del ajedrez. ¡No te lo pierdas!

Más de PeterDoggers
7 preguntas sobre la Copa Mundial de ajedrez de la FIDE 2019

7 preguntas sobre la Copa Mundial de ajedrez de la FIDE 2019

Champions Showdown Chess9LX: Nakamura fulmina a Aronian

Champions Showdown Chess9LX: Nakamura fulmina a Aronian