x
Ajedrez - Jugar y aprender

Chess.com

GRATIS - en Google Play

GRATIS - en Win Phone Store

VER
5 recursos mágicos en los finales de ajedrez

5 recursos mágicos en los finales de ajedrez

LuisFSiles
11 abr. 2017 6:53 27 Finales

Por alguna razón a la mayoría de jugadores de ajedrez, tanto principiantes como jugadores avanzados, les atraen más las aperturas que los finales. Tal vez la idea de conseguir una gran posición en pocos movimientos resulta especialmente llamativa. Pero si fallas en el final echarás a perder, en el último momento, tus mejores partidas.

Si te gustó mi artículo Guía del perfecto atracador en ajedrez y piensas aplicar las ideas que en él te explico, no te vendrá mal incluir en tu "repertorio salvador" los recursos inesperados con los que debemos contar en la fase final de la partida.

1.- Fortalezas

En posiciones en las que nos hallamos en desventaja de material, este recurso puede resultar decisivo. Consiste en alcanzar una configuración de piezas y peones con la que defender de manera pasiva.

Para asimilar bien el concepto podemos recordar en qué consistían las fortalezas antiguamente. Eran construcciones inexpugnables en las que permanecer a salvo ante el ataque del ejército enemigo. La defensa que se realizaba de este modo era absolutamente pasiva (salvo algún flechazo lanzado desde las torres más altas). Para conseguir sus objetivos, el enemigo sitiaba la fortaleza, es decir, la rodeaba esperando que el enemigo tuviera que salir. Pero las mejores fortalezas estaban construidas en lugares con agua propia y, por supuesto, en su interior había ganado y algunas plantaciones para sobrevivir sin salir.

Fortalezas ajedrez

Construir una fortaleza será uno de tus grandes objetivos en posiciones perdidas. 

¡Pues vamos a buscar algo parecido en el tablero! En finales desesperados piensa si podría servir una disposición pasiva e inexpugnable.

Algunas claves para crear una fortaleza:

  • Todas nuestras piezas deben quedar defendiéndose entre sí.
  • El rey enemigo no debe tener acceso hacia el nuestro.
  • Nuestras piezas deben quedar cerca de nuestro rey.

Mira el siguiente ejemplo. ¿Crees que con solo un alfil y un caballo podríamos conseguir una fortaleza frente a una dama?

Otra fortaleza muy recurrente es la que podemos emplear con torre y peón contra dama, siempre que el peón esté en su casilla inicial y no sea el de la columna de torre.

Y como último ejemplo veamos el siguiente desenlace. En este caso no se trata de una fortaleza teórica, como en los ejemplos anteriores, sino una fortaleza creada y ejecutada en una partida magistral.

2. El ahogado.

Muchos principiantes de ajedrez desaprovechan finales ganados por no conocer o tener en cuenta el ahogado, un recurso imprescindible en los finales de partida. En partidas entre niños veo muchas veces como el bando que tiene una enorme ventaja de material, en lugar de atacar con precisión al rey enemigo, va capturando todas las piezas del rival. Y muchas veces el bando que parece estar perdido... ¡queda sin posibilidad de movimiento! Y si no es jaque y no podemos mover, como sabes la partida es tablas por ahogado.

Ahogado ajedrez

Un paso en falso en el final puede suponer la diferencia entre la victoria y las tablas.

En el siguiente final, las blancas parecen estar perdidas, pues el peón enemigo se convertirá en dama. ¿Sabrías cómo salvar la partida buscando un ahogado?

En el siguiente ejemplo estamos en el límite entre medio juego y final. Las blancas parecen perdidas. ¿Encontrarás la idea salvadora?

Y aquí las blancas están en grandes dificultades. Los peones de más del negro parecen decisivos. Pero después de ver los ejemplos anteriores seguro que puedes hacer valer tu inspiración. 

3. Jaque continuo.

También conocido como perpetuo, es un recurso que puede aparecer con mayor frecuencia en el medio juego, pues la presencia de muchas piezas pueden facilitar la posibilidad de jaquear al rey enemigo. Pero por supuesto también es un recurso fundamental en los finales, especialmente en los que las damas están presentes.

La idea principal consiste en conseguir que el rey enemigo quede expuesto al ataque de nuestras piezas. En algunas posiciones podemos conseguir esto mediante algún tipo de sacrificio o combinación táctica.

Jaque perpetuo ajedrez

Tener el rey expuesto, es uno de los principales factores de las tablas por jaque perpetuo. 

En el siguiente ejemplo, verás a Gary Kasparov salvar una posición aparentemente perdida, gracias al recurso del perpetuo.

Y en el siguiente ejemplo son las blancas las que experimentan grandes dificultades. Ya sabes que buscamos un perpetuo pero... ¿sabrás encontrarlo?

4. Finales teóricos de tablas a pesar de la desigualdad de material.

Hay ciertos finales teóricos en los que el bando débil consigue el empate. Al principio nos parecen milagrosos y, esa es una de las razones por las que debemos aprenderlos. Los más importantes son:

  • Peón de torre y alfil de diferente color a la casilla de coronación contra rey solo.
  • Dama contra peón en séptima (columnas de alfil y torre).
  • Torre y pieza menor contra torre.
  • Torre contra pieza menor.
  • Dos caballos contra rey.
  • Pieza menor contra rey (ejemplo típico de tablas por insuficiencia de material para ganar.)

Solo son los ejemplos más típicos (además contienen excepciones) y en futuros artículos los trataremos con la profundidad que se merecen. De momento os comento el primero de los casos expuestos.

El sorprendente final de alfil y peón de torre contra rey

Muchos jugadores se sorprenden la primera vez que descubren que el final de peón de torre y alfil contra rey puede ser tablas. ¡Una pieza y un peón de ventaja! Y sin embargo no se gana si se cumplen estos dos factores:

  1. El alfil se mueve por diagonales de diferente color a la casilla de coronación del peón.
  2. El rey del bando defensor consigue instalarse en la casilla de promoción.

5.- Promociones sin dama.

Estamos tan acostumbrados a promocionar una dama que, en la mayoría de los casos, no valoramos otra posibilidad. Sin embargo existen ciertos casos en los que promocionar otra pieza puede ser necesario. En algunos casos la razón puede ser para evitar un ahogado, como ocurre en el famoso estudio de Barbier y Saavedra.

Acabamos de ver cómo promocionar el peón convirtiéndolo en torre puede ser útil para evitar el tema de ahogado. Ya sabemos que el ahogado es un recurso importantísimo, tal y como hemos visto en el segundo punto. Otra promoción que nos puede dejar "de piedra" es la que vemos en el siguiente ejemplo, donde todo parece perdido para las blancas. ¿Qué harías en esta situación?

Espero que las ideas expuestas en este artículo te descubran el lado más mágico de los finales de ajedrez. Algunos de los puntos tratados los veremos con más detalle en futuros artículos. ¿Alguna petición especial?

Conectado ahora