Artículos
Patrones para ganar material en ajedrez
Aprende los secretos para ganar material

Patrones para ganar material en ajedrez

LuisFSiles
| 46 | Tácticas

Hay dos típicas maneras de ganar una partida de ajedrez. La primera sería realizando un ataque al rey enemigo, que finalizara en jaque mate. La segunda sería ganando material e imponiendo esa ventaja en el final. Aunque lo cierto es que cuando conseguimos una buena superioridad de material, también podemos pensar en buscar el mate.

En este artículo te voy a hablar sobre algunos patrones para ganar material en tus partidas de ajedrez. Te confieso que mi primera idea era hablar solo sobre "piezas atrapadas". Precisamente desarrollaré más ese apartado del artículo. Pero creo que puede ayudar bastante tener una visión general sobre diferentes maneras de ganar material en ajedrez.

Vamos a desarrollar algunos puntos sobre el tema:

  • ¿Cómo jugar con material de más?
  • ¿Cómo jugar con material de menos?
  • ¿Por qué me dejo las piezas?
  • Piezas indefensas
  • Piezas alineadas
  • ¿Cómo atrapar las piezas del rival?

Materializar las ventajas

Siempre me ha fascinado la facilidad que muestran algunos jugadores de la élite a la hora de materializar las ventajas. Reconozco que cuando consigo una ventaja importante, lo que se suele denominar decisiva, soy consciente de que todavía me queda un largo camino que recorrer hacia la victoria. Sé que no debo relajarme y sé que no siempre será sencillo. Y nunca olvido que algún error puede estar esperándome tras cualquier esquina.

Sin embargo me impresiona ver la técnica que muestran los mejores del mundo, quienes rara vez deja escapar un punto en posiciones de este tipo.

Está claro que debemos trabajar la materialización de la ventaja (creo que en el futuro emplearé un artículo exclusivamente para tratar este tema). Adquirir conocimientos en finales seguro que nos servirá de ayuda. Y una buena base estratégica que nos ayude a crear buenos planes será fundamental.

Pero es indudable que en la partida solemos estar atentos para conseguir una ventaja de material y para evitar una pérdida inesperada del mismo.

Suelo insistir en que, una vez que conseguimos una importante ventaja de material, suele haber dos caminos típicos para buscar la victoria:

  1. Provocar simplificaciones que deriven en un final muy ventajoso, sencillo de ganar.
  2. Aprovechar nuestra superioridad numérica para atacar al rey enemigo.

La primera suele ser más fácil de llevar a cabo. Se trata de minimizar los riesgos. Hablaremos de esto en ese futuro artículo sobre el tema.

Cómo jugar con material de menos

Para posiciones difíciles o incluso perdidas te recomiendo los consejos que ofrecí en el artículo Guía del perfecto atracador en ajedrez. Pero si tengo que darte un solo consejo para estas situaciones, este sería: trata de complicar la partida.

Tan fácil de decir (en este caso de escribir  ) y tan difícil de llevar a cabo. Pero es una cuestión de sentido común. Si tengo bastante material de menos y la partida sigue cauces tranquilos y naturales, mi rival tendrá la oportunidad de imponer su ventaja sin despeinarse. Así que si hay un momento para tratar de complicar la partida y buscar posibilidades tácticas, ese es cuando estamos perdidos o cerca de estarlo.

Piezas atrapadas

El material es un elemento decisivo en nuestras partidas

¿Todavía te dejas las piezas?

Muchas partidas se deciden por graves descuidos. No debes deprimirte si te ocurre. Mueves una pieza a una casilla y.. ¡zas! de pronto tu rival la captura con una jugada que había pasado desapercibida para ti. ¿Cómo solucionar ese problema? Algunos consejos/reflexiones:

  • La práctica frecuente de nuestro juego nos permite ir mejorando en este sentido, de manera que con el tiempo esos errores groseros en los que dejamos una pieza en una casilla para que sea capturada por nuestro sonriente adversario, suceden menos veces. Esto se debe a que gracias a la práctica: 1) nos familiarizamos con los patrones relacionados con la pérdida de material (y de os que vamos a hablar en este artículo) y 2) nuestra capacidad de cálculo mejora.
  • La atención debe ser trabajada, como cualquier otro elemento de la lucha ajedrecística. Me refiero a eso que generalmente se denomina "permanecer alerta". Si te sorprendes alguna vez en plena partida con la mente concentrada en cualquier otra cosa que no tiene que ver con lo que ocurre en el tablero... ¡toma conciencia! Necesitas trabajar la atención. Bronstein entrenaba con la radio a todo volumen. De ese modo, cuando estaba compitiendo en algún torneo, si la sala de juego era ruidosa no le afectaba demasiado.
  • La precipitación es uno de los grandes enemigos del jugador de ajedrez. He comentado muchas veces cómo siempre me ha llamado la atención el ritmo vertiginoso con el que se desarrollan casi todas las partidas de los torneos de categorías sub 8, en incluso sub 10. Da igual si el ritmo de juego es de 10 minutos por partida o de 2 horas. Ellos juegan como si fuera partidas Blitz. Claro que esto se corrige con la edad y con la madurez. Con la experiencia. Y es que tomar decisiones sin pensar lo suficiente no es un buen aliado, ni en el tablero ni en la vida.

Piezas indefensas

Suele ser el motivo por el que perdemos material el 90% de las veces. Bueno, reconozco que este dato estadístico no es del todo fiable. Más que nada porque me lo acabo de inventar... Pero esa mi idea aproximada. 

Entiendo la defensión de las piezas como parte de la coordinación de fuerzas en la lucha ajedrecística. La coordinación consiste en situar las piezas en buenas casillas, donde puedan conseguir actividad y donde puedan cooperar entre sí con facilidad. Pero también es importante ese detalle: que queden defendidas. Esto es algo más que un detalle, es algo fundamental. 

Es cierto que resultaría imposible tratar de mantener nuestras piezas defendidas toda la partida, sin que en ningún momento una de ellas avance o mueva a alguna casilla donde no quede protegida por otra pieza compañera. Está claro que esto no es algo que debamos pretender. Pero sí que debemos estar alerta si vamos a dejar una pieza indefensa. Y, por supuesto, tratar de sacar provecho táctico si nuestro rival deja sus piezas sin defensa.

La indefensión de nuestras piezas suele ser castigada habitualmente por una doble amenaza. A veces esto puede producirse incluso en la apertura. Veamos un par de ejemplos ilustrativos de pérdida de material por indefensión de las piezas en la primera fase de la partida.

Piezas alineadas

Las piezas situadas en la misma columna, fila o diagonal, pueden provocar temas tácticos

Piezas alineadas

La geometría de nuestro juego nos permite familiarizarnos con ciertos patrones que pueden ser útiles para aplicar temas tácticos como la clavada o la enfilada, Cuando las piezas del rival se sitúan en la misma línea, bien sea fila, columna o diagonal, pueden aparecer estos recursos. Con la práctica el aficionado se va familiarizando con estos trucos.

Cuando en nuestras piezas tienen acceso a las mismas líneas en las que están situadas piezas valiosas del rival, la combinación táctica puede estar a punto de producirse.

Clavada

Ejemplo de clavada

Enfilada

Ejemplo de enfilada

Puedes familiarizarte más con estos recursos tácticos en el artículo Cómo convertirte en un genio de la táctica.

Piezas atrapadas

Existen ciertas figuras que deberíamos conocer, relacionadas con las piezas atrapadas. Te hablo de esas situaciones en las que una pieza queda encerrada sin poder huir, tras lo que acabará siendo amenazada y capturada.

En este artículo vamos a repasar algunas, las más típicas y conocidas, aquellas que el estudiante de ajedrez debe aprender y no puede pasar por alto.

Alfiles atrapados

Una de las maneras más típicas por las que se puede perder un alfil es porque quede atrapado por el avance de los peones enemigos. Claro que podemos pensar "Esto no me va a ocurrir a mi, tendré cuidado... ". Pero no siempre aparece de una manera lineal y evidente, sino que a veces forma de parte de una trampa no tan obvia.

Por ejemplo, en la Apertura Española el alfil blanco de b5 puede ser atacado por los peones del rival, pero se sabe que no suele padecer un gran peligro, pues tiene retiradas seguras. Sin embargo es importante conocer este error típico:

No siempre el avance de peones contra un alfil acaba de manera exitosa, como se puede apreciar en la siguiente partida, también una conocida celada de apertura.

Así que ya vemos que no siempre funciona la idea de avanzar los peones, especialmente si nos referimos al ala de rey, con el rey propio sin enrocar.

Otro de los patrones que hay que conocer sobre alfiles atrapados lo muestra el famoso error de la primera partida del match Spassky - Fischer de 1972.

Cuesta trabajo imaginar al mismísimo Fischer cometiendo ese error. Evidentemente no se trata de que no conociera ese patrón de alfil encerrado, sino que cometió un error de cálculo.

Los alfiles del fianchetto pueden correr el peligro de quedar encerrados por el avance de un peón que llega a f6 y obliga al alfil a retirarse a h8. Si esto sucede no será necesario capturar ese alfil. Simplemente será una "pieza de menos". Veamos un ejemplo de la práctica magistral en donde esto ocurre.

Piezas sin escape

¡Cuidado con tus caballos!

Caballos atrapados

No es ningún secreto que nuestras piezas suelen gozar de mayor actividad cuando están cerca del centro. Los caballos pueden ser especialmente torpes cuando se sitúan en un lateral del tablero, ya que al ser una pieza de corto alcance quedan lejos las casillas centrales.

Y la realidad es que incluso, ocasionalmente, corren peligro cuando se sitúan en el borde del tablero. En ese caso, si un alfil se sitúa a tres casillas de distancia, controlará todos los posibles destinos del corcel, como se ve en esta imagen.

Caballo atrapado

Alfil dominando al caballo

Esta dominación del alfil sobre el caballo aparece especialmente en los finales, como muestra el siguiente ejemplo. ¿Puedes ver cómo ganan las blancas?

Torres atrapadas
Existen varios escenarios temáticos en los que una torre queda encerrada y acabará siendo capturada por el enemigo. Uno de los más importantes lo vemos en el siguiente ejemplo, donde una torre captura un peón que todavía está en su casilla de inicio. Un alfil astuto vendrá a castigar a la torre.

También es conocida la figura de un peón en séptima, bloqueado por una torre que quedará encerrada por un alfil. Esto es lo que ocurrió, por ejemplo, en esta partida.

Damas atrapadas

La dama es la pieza más poderosa de nuestro juego, por lo que su pérdida normalmente decide la lucha. A veces las damas quedan encerradas por capturar un peón envenenado, incluso en plena apertura. En los dos siguientes ejemplos se presenta la misma idea.

De hecho, en la famosa Variante del Peón Envenenado es posible este truco:

Espero que las ideas expuestas en este artículo te ayuden a ganar material o, por lo menos, a no perderlo  Quedo una vez más atento a tus dudas y comentarios.

Más de FM LuisFSiles
El poder de los peones en ajedrez

El poder de los peones en ajedrez

7 barreras que el principiante debe superar

7 barreras que el principiante debe superar