El Rincón del Aficionado: estudiar vs entrenar vs competir

alfilinquieto
alfilinquieto
Apr 4, 2016, 6:50 AM |
5

Hay un patrón que se repite constantemente entre los aficionados al ajedrez: prácticamente todo el mundo empieza progresando muy rápidamente hasta llegar a un punto donde se estanca y ya no hay forma de progresar. Esto a cada cual le ocurre a un nivel pero más o menos le pasa a todo el mundo. A partir de ese punto de estancamiento nos da la sensación de que para conseguir un pequeño incremento en nuestra fuerza de juego hay que realizar un esfuerzo titánico. Esto nos lleva a la desesperación, al oscuro mundo de las rápidas y a una frustración que no nos permite avanzar. Si estamos aquí ha llegado el momento de hacerse la gran pregunta, en las horas que dedicamos al ajedrez, ¿estamos estudiando o entrenando?


Aunque el ajedrez sea un deporte mental también necesita de entrenamiento


Al ser el ajedrez un deporte mental este matiz no siempre queda claro. Veámoslo en un deporte claramente físico, por ejemplo el boxeo.


  • Estudiar. En este caso el boxeador con un libro, revista, etc, en la mano aprendería, por ejemplo, los diferentes golpes que existen el boxeo: jab, directo, crochet, gancho, hook, swing, etc. Aquí el boxeador puede tener muy clara la técnica para lanzar un gancho pero es incapaz de hacerlo.
  • Entrenar. El boxeador va al gimnasio para poner en forma su cuerpo mediante una serie de ejercicios. Realiza flexiones, abdominales, practica con un saco, etc. Utiliza los recursos aprendidos en la fase de estudio y los pone en práctica repitiéndolos una y otra vez para dominarlos.
  • Competir. El boxeador sube al ring y pelea con su contrincante. Claramente lo que le ayudará a ganar el combate será, además de sus aptitudes físicas, el tiempo dedicado en la fase de entrenamiento.


Aquí hay un punto importante: “el entrenamiento nos capacita para la competición”.
Si la misma analogía que hemos hecho con el mundo del boxeo la hacemos en el ámbito del ajedrez tendremos que:


  • Estudiar. Es cuando el ajedrecista lee un libro, ojea una revisa, ve un video, reproduce una partida, etc. Aquí nuestra mente está en modo escucha, somos como una esponja. La información pasa por delante de nuestros ojos y nosotros nos limitamos a digerirla. Cada cual tendrá más o menos capacidad de retención pero no estamos preparando a nuestra mente para jugar al ajedrez estamos absorbiendo información.
  • Entrenar. Aquí es cuando ponemos a nuestro cerebro a trabajar. Básicamente se trata de mejorar en cálculo, táctica, juego posicional, finales, etc. ¿Y esto como se hace? Resolviendo problemas. Haciendo lo mismo que haremos cuando pasemos a la fase de competición: pensando delante del tablero.
  • Competir. Básicamente es cuando nos sentamos delante de un oponente a jugar una partida. Pueden ser partidas a ritmo clásico, rápidas, por internet o presenciales. Aquí es donde tienen que relucir nuestros conocimientos y nuestro entrenamiento.


Cuando queremos progresar nos centramos principalmente en las fases de estudio y competición y eso es un gran error. Lo que realmente nos hará progresar es el entrenamiento.

 

Una posible distribución del tiempo que dedicamos al ajedrez seria: 


Esto por supuesto dependerá del nivel y de las carencias de cada jugador pero creo que la fase de entrenamiento no debe ser nunca menor que la suma de las de estudio y competición.

Para mejorar hay que entrenar, y para entrenar hay que echar horas. Los atajos no suelen funcionar demasiado bien.


Más ajedrez en: El Alfil Inquieto