Gary Kasparov: 24 Lecciones de Ajedrez (Lección 6)

Gary Kasparov: 24 Lecciones de Ajedrez (Lección 6)

nyko1978
nyko1978
Feb 15, 2017, 7:13 PM |
2

Lección 6
Himno y Réquiem a los Peones

 

Aunque los peones son las piezas más débiles de la lid ajedrecística, precisamente ellos determinan su marcha y desenlace. Si uno de los bandos tiene dos – tres peones más, eso a menudo basta para la victoria. El asunto se complica cuando hay igual cantidad de
peones. Entonces, la valoración de la posición será predeterminada, en gran parte, por la ubicación de los peones de cada bando.
A principio de la partida, los peones adversarios se alinean en dos filas, formando cadena. Avanzan apoyándose mutuamente y entorpeciendo la actividad de las piezas rivales. Los a ajedrecistas expertos para obtener una fila móvil, flexible de peones que se defienden mutuamente, con frecuencia acceden incluso a sacrificios materiales. Ver diagrama:

 

Petrosian,T - Pfeiffer,G [D45]
Leipzig ol (Men) fin-A (7), 03.11.1960

 

 

¿Cómo oponerse a esta temible cadena de peones?
El método radical es evidente: aniquilar toda la cadena o por lo menos su eslabón central. En otras palabras, romper la cadena en pequeños islotes privados de ayuda mutua.
Pero con frecuencia, el método más eficaz de lucha contra la cadena móvil de peones es limitar su movilidad, es decir, bloquearla. Digamos, teniendo bajo fuego las casillas que están delante de los peones. Por ejemplo, a la cadena de peones negros c4, d5 y e6 es capaz de contener el alfil blanco ubicado en la diagonal a1-h8. Pero si aunque sea el caballo negro de casilla c6 apoya la ofensiva de los citados peones, el alfil blanco solo no estará en condiciones de oponerse al avance de la cadena de peones.
El mejor método de bloquear es detener a los peones con peones. Si en vez de amenazar a los peones negros c4, d5 y e6 con el alfil ponemos tres peones blancos en los escaques c3, d4 y e5, alzaremos una barrera infranqueable.
En las partidas contemporáneas de ajedrez, los bandos adversarios procuran limitar la movilidad de las cadenas de peones ya al comienzo del juego. Como, por ejemplo, en este sistema de apertura:

 

Como ven, ante el trío de peones c4, d4, e4, las negras ponen el dúo c5, e5, defendido por el peón d6. Y esto resulta suficiente para estabilizar la situación en el centro. Pero no todos los ajedrecistas procuran limitar hasta tal punto la movilidad de los peones. El dinamismo de la cadena de peones ofrece ricas posibilidades para el juego combinatorio, y esto igualmente peligroso y atractivo, máxime si los rivales prefieren el juego abierto. Por el contrario, la cadena de peones inmóvil, bloqueante a menudo predetermina el desarrollo lento y tranquilo de la partida.
Los lectores, seguramente habrán tropezado en la literatura ajedrecística, en comentarios de partidas, con los términos “peón débil”, “peón aislado”, etc. Cada uno de ellos testimonia el defecto en la cadena de peones que limita su movilidad y aumenta la vulnerabilidad.
Un ejemplo simple. Ver diagrama:

 

 

A pesar de la amenaza por parte del rey negro, las blancas jugando correctamente pueden defender al peón y hasta coronarlo. Pero basta trasladar el rey blanco, digamos, a la casilla g3 para que el peón se haga débil, porque lo ataca con éxito el rey negro.
Otro defecto corriente de la cadena de peones son dos o tres peones en una vertical. Voluntariamente pocas veces se colocan uno tras otro. Es difícil
defenderlos, sobre todo al final de la partida, donde originan grandes problemas. Pero no hay regla sin excepción, máxime en ajedrez.
Vean este bello final de la partida Ortueta-Sants, jugada 50 años atrás. Ver diagrama:

 

 

Después de las jugadas evidentes 1… Td2 2. Ca4, en el tablero empiezan a ocurrir milagros. 2… Txb2. Los defectos de la estructura de peones (vean los peones negros) resulta que pueden ser compensados con juego ingenioso. Las negras entregan torre 3. Cxb2 c3
(después de 4. Cd3 c4+ entra en acción el alfil negro dormido y eso resuelve. 5. Txb6 cxd3 6. Rf2 c2 7. Tc6 d2 y el peón se promociona. Si 5…axb6, sigue 6. Cc1 y las blancas quedan con pieza de más) 4.txb6 Pero las negras asestan golpe 4… c4!  Ahora quitan al caballo la casilla d3 y luego de 5. Cxc4 el peón c se transforma en dama. ¿Acaso dos piezas no pueden arreglárselas con
dos peones inválidos que se arrastran por la línea c? 5. Tb4. Parece que las ahora blancas vencerán. Porque contra la amenaza 6. Txc4 no se ve defensa. 5…a5!!
Verdadero himno a los peones. El peón olvidado, que antes no capturó a la torre, resuelve la lucha con salto a primera vista inverosímil. Ahora, si 6. Txc4 sigue 6… cxb2, después de lo cual, la casilla b4 se hace inaccesible para la torre, y el peón se corona por la línea b. Si 6. Cxc4, sigue 6… c2 y el peón igual se convierte en dama.

¡Final asombrosamente bello!