Kramnik y AlphaZero: Cómo replantear el ajedrez
El legendario 14º campeón mundial de ajedrez Vladimir Kramnik escribe sobre una emocionante forma de hacer que el ajedrez sea más interesante.

Kramnik y AlphaZero: Cómo replantear el ajedrez‎

VladimirKramnik
GM VladimirKramnik
|
544 | Teoría de Aperturas

Para que el ajedrez prospere, necesitamos un nuevo reto.

La creciente fuerza de los módulos de ajedrez, los millones de partidas entre ordenadores y los volúmenes de teoría de aperturas al alcance de todo el mundo están dejando al ajedrez de élite poco espacio para la imaginación. Las partidas decisivas en los súper torneos han disminuido, así como la cantidad de partidas con lo que yo llamaría contenido "creativo".

El match por el campeonato mundial de 2018 entre Magnus Carlsen y Fabiano Caruana, por ejemplo, terminó con cero partidas clásicas decisivas. (Carlsen retuvo el título ganando un desempate de partidas rápidas).

Esto no es culpa de los jugadores, sino la realidad a la que se enfrentan. Sería extraño esperar que disminuyan deliberadamente sus posibilidades de lograr un resultado positivo corriendo riesgos poco razonables solo para jugar partidas más "entretenidas". Yo sé por mi propia experiencia lo difícil que se ha vuelto forzar una pelea compleja e interesante si tu oponente quiere jugar seguro. Tan pronto como un lado elige una línea de juego relativamente estéril, el oponente se ve obligado a seguir su ejemplo, lo que lleva a una partida poco original y a un resultado inevitablemente tablífero.

Por supuesto, todavía se juegan algunas partidas fascinantes de alto nivel pero, para mantener vivo el ajedrez, creo que debemos invertir esta tendencia antes de que el espíritu del juego se desvanezca.

Trabajo con DeepMind:

Entonces comencé a pensar que, si el resultado es siempre el mismo, tal vez hay algo que podamos hacer para revitalizar el juego. Hablé con Demis Hassabis, el fundador y director ejecutivo del laboratorio de inteligencia artificial DeepMind. Hassabis fue en su día uno de los jugadores de ajedrez juveniles más fuertes del Reino Unido y aún es un devoto aficionado al ajedrez. Me dieron la oportunidad de probar mi teoría con el famoso módulo de ajedrez de aprendizaje automático AlphaZero.

Trabajando con los investigadores de DeepMind Ulrich Paquet y Nenad Tomasev, usamos AlphaZero como una placa de Petri para probar diferentes variantes y ver cómo podría desarrollarse la partida. En última instancia, nuestra misión era encontrar un ajuste a las reglas que dé un mayor espacio a la creatividad humana.

Ajustar las reglas del ajedrez no es una idea nueva. Una de las variantes más utilizadas es el Fischer Random, también conocida como Ajedrez960. El reciente Campeonato Mundial de Ajedrez Fischer Random atrajo bastante atención y culminó con el triunfo de Wesley So sobre Carlsen en la final.

Wesley So wins the Fischer Random World Championship over Magnus Carlsen. Photo: Lennart Ootes / Chess.com.
Wesley So gana el Campeonato Mundial de Ajedrez Fischer Random contra Magnus Carlsen. Foto: Lennart Ootes / Chess.com.

El Fischer Random es un formato interesante, pero tiene sus inconvenientes. Concretamente, las posiciones iniciales no tradicionales dificultan que muchos aficionados disfruten del juego hasta que se alcanzan posiciones más familiares. Lo mismo les pasa a los jugadores de primera clase mundial, tal y como muchos me han confesado en privado. Finalmente, también parece carecer de la calidad estética que se encuentra en el ajedrez tradicional, lo cual lo hace menos atractivo tanto para los jugadores como para los espectadores, incluso si ocasionalmente da como resultado una partida emocionante.

Ajedrez sin enroque:

Mi objetivo era encontrar una variante del ajedrez que no solo tuviera el potencial de devolver la emoción y las victorias decisivas al ajedrez, sino que también sea estéticamente agradable. El objetivo era reavivar el interés e introducir a los jugadores y al público en la inmensa complejidad y creatividad del juego original del ajedrez.

Para comenzar, le asignamos a AlphaZero la tarea de explorar una variante que evitara que ninguno de los bandos enrocara, probando diferentes movimientos de apertura desde ambos bandos. ¡El resultado superó nuestras expectativas!

Dejamos que AlphaZero aprendiera a jugar al "ajedrez sin enroque" desde cero, lo cual permite que el programa aprenda gradualmente a dominar el juego a través de un proceso de prueba y error similar a cómo se enseñó a sí mismo a jugar al ajedrez clásico. Después de jugar millones de partidas, AlphaZero se convirtió en un experto del ajedrez sin enroque, lo que nos permite analizar cómo juega y evaluar el equilibrio general del la partida.

Los porcentajes de victorias y derrotas tanto para las blancas como para las negras son similares a los del ajedrez clásico, lo que sugiere que la variante sin enroque debería ser bastante jugable sin favorecer a un jugador en particular. Evitar que el rey se retire a una distancia segura significa que todas las piezas tienen que participar en el combate cuerpo a cuerpo, haciendo que el juego sea más dinámico y entretenido, con una serie de patrones originales.



Dos partidas de ajedrez sin enroque de Alphazero con anotaciones de Kramnik.

Las ventajas no terminan ahí. La restricción del ajedrez sin enroque significa que los jugadores no pueden apoyarse en patrones memorizados; se ven obligados a pensar creativamente desde el principio. Incluso si un jugador quiere forzar unas tablas, es casi imposible controlarlo todo. Además, esta variante hace que sea prácticamente imposible jugar seguro, incluso con las blancas, porque es mucho más difícil encontrar un lugar completamente seguro para el rey.

Por último, también iguala el nivel, para que los jugadores aficionados tengan una mejor oportunidad de jugar contra oponentes más experimentados que a menudo memorizan la teoría de apertura.

Viejos límites, nueva creatividad:

Un torneo que use esta variante sin duda tendrá un número mucho más alto de partidas decisivas (mucho más del 50%, según mis cálculos) además de una explosión de ideas creativas e inesperadas.

Todavía hay muchos detalles por investigar. Por ejemplo, las aperturas parecen ser más complicadas en las partidas sin enroque de AlphaZero, lo que significa que se debe desarrollar una nueva teoría de apertura y los jugadores deberán explorar nuevos enfoques para la seguridad del rey. Pero nada de esto debería evitar que la comunidad del ajedrez pruebe este juego.

Recomiendo fervientemente a los organizadores de torneos y a los amantes del ajedrez de todo el mundo que den una oportunidad a esta variante.

El ajedrez sin enroque podría suponer un nuevo comienzo, haciendo que la creatividad y la profundidad de pensamiento sean más importantes que simplemente memorizar patrones y pasar el tiempo de preparación pulsando la barra espaciadora para obtener el siguiente movimiento del módulo del ordenador. Al ajustar nuestros límites, podemos aprovechar una nueva generación de jugadores, ideas originales y un futuro de ajedrez emocionante, decisivo y creativo.

Y tú, ¿jugarías al ajedrez sin enroque? Dinos qué te parece en los comentarios.

Más sobre Vladimir Kramnik:

Más sobre AlphaZero: