Upgrade to Chess.com Premium!

Cuando uno abandona

Una partida de ajedrez clásica termina cuando uno de los jugadores acepta la derrota sin dejar que se produzca el jaque mate y se rinde o "abandona". ¿Cómo? tumbando al propio rey en el tablero, desordenando adrede las piezas, deteniendo el reloj o simplemente dándole la mano al adversario, siendo las tres últimas formas las más frecuentes. La causa habitual de finalizar así la partida es porque la posición ya es indefendible y el mate se producirá inevitablemente en pocas jugadas o se puede producir incluso a mitad de una partida, con mucho juego por delante, lo que ocurre ocasionalmente en los enfrentamientos entre grandes maestros, que pueden ver más allá que los jugadores llamémoslos "medios", siendo capaces de predecir que la calidad de su rival hará imposible defender una determinada posición. En alguna ocasión se ha dado el caso de que sólo perdiendo la propia Dama se abandone la partida.

Pero en el mundo de los jugadores aficionados o de club, ¿cuándo es apropiado abandonar? Recordemos que ningún jugador está obligado a ello, pero hacerlo también es una muestra de respeto hacia el rival y, para qué negarlo, no perder el tiempo aplazando un mate inevitable o, sencillamente, no darle el gusto de llegar a ese punto, el fin de la partida. No tengo nivel para dar unas pautas o reglas sobre ello a los jugadores noveles porque es algo muy personal, pero sí alguno leeis este modesto blog, me atrevo a aconsejaros que si en alguna partida os planteáis el abandono, tengáis en cuenta las líneas descritas con anterioridad, es decir, el nivel del rival y los errores que podría cometer antes de intentar acabar la partida. Un rival muy superior a vosotros, habitualmente no cometerá errores graves, pero tanto si está a vuestra altura, con rating muy similar o muy inferior y la posición tampoco es crítica, podéis aguantar perfectamente hasta que ya advirtáis que el mate será un muy pocas jugadas o veáis un error que podéis aprovechar en beneficio vuestro, como puede ser forzar tablas con un ahogado o jaque continuo.

En esta preciosa partida del Universal Championships 2011-2011, iniciada el 22 de junio de 2011 entre el alemán Frankalten y el italiano GRaymond, el primero demostró su calidad venciendo por abandono de las blancas, que predijeron perfectamente lo indefendible de la posición y un mate inevitable varias jugadas después. Tenía archivada esta posición para estudiarla tranquilamente, porque después de varias pruebas no conseguía convencerme de si las blancas hicieron lo correcto.

Peón e4, peón c5, Caballo f3 (jugada natural ante la Defensa Siciliana), Caballo c6, Peón e4 (intentando abrir la columna de Dama), cxd4 (correcto porque si hubiera avanzado el Peón a c4 sería capturado por el Alfil de blancas y tendría una excelente posición), Caballo x d4, Caballo f6 (personalmente hubiera jugado e5, pero esta es otra opción para romper el centro, donde hay mucha tensión), Caballo c3 (defendiendo el Peón, porque hacerlo con f3 hubiera sido un grave error), d6 (novedad, aunque también sería muy bueno e6), Alfil c4 (los dos Alfiles de blancas ya controlan las diagonales y todo parece controlado. En la casilla b5 sería más ofensivo), Reina b6 (rayos X en f2 y el Caballo de f6 ya está listo para ocupar peligrosamente g4. La alternativa e5 sería más conservadora, pero el alemán prefiere jugar agresivo), Caballo x c6? (GRaymond opta por cambiar los caballos, y esto es un error. Había que retirarlo a b3!!) b x c6, 0-0 (momento idóneo), g6 (Frankalten opta por abrir la columna, personalmente creo que era innecesario y hubiera sido mejor haber tenido una buena línea de peónes con e6, aún a costa del Alfil de casillas blancas, que en el fianchetto sería un cuchillo), Torre b1 (Dama e1 también era buena), Alfil g7 (está claro que las negras enrocarán en corto, igual que las blancas, así que tendrán que jugar con mucho tacto).

Alfil e3 (había que expulsar a la Dama YA), Dama c7 (¿y por qué no b4? con más presión), f3, 0-0 (era el momento justo para hacerlo), Dama d2, d5 (movimiento telegrafiado. Ojo con tener ya dos peones pasados), exd5 (forzada porque el peón estaba vendido en e5), cxd5 (también era buena Torre d8), Alfil x d5 (una imprudencia que GRaymond paga muy caro), Torre d8! (¿qué hacer? ¿es mejor perder la Dama a costa de una Torre? ¿era suficiente un peón de más? Os confieso que cuando analizé la partida movimiento a movimiento, no tenía clara ni una cosa ni la otra), Alfil x Torre a8, Torre x Dama, Alfil x Torre, Dama d8 (el centro del tablero ha quedado desierto, así que el mejor atacante será el vencedor. Mayoría de peones blancos en el flanco de Dama, pero sin desarrollar... mal asunto), Dama d8, Torre f a d1 (personalmente las blancas pierden un movimiento absurdo porque la Dama puede pasar con libertad a b6 saludando al Rey, y si no, a casi cualquier sitio del tablero menos a d5 y b5. Yo hubiera habilitado la Torre a f2, pero con esta posición ya estaría sufriendo aun teniendo dos Torres contra una Dama. Y no olvidemos que ambas están conectadas, pero la de b1 no tiene más función que proteger b2). Alfil e6 (y ahí está el por qué... ¿cómo defender esta zona?)

Alfil e4, Caballo x e4, Caballo x Caballo, Dama b6 (Saludo pertinente al Rey, por eso antes hubiera preferido tapar el jaque. Ahora la combinación del alemán es definitiva), Rey h1, Alfil x a2 (estaba cantado), Torre a1 (forzada), Alfil d5? (¿por qué no Dama x b2?), Alfil c3 (el bravo jugador italiano prefiere cambiar los Alfiles, que serían cuchillas en la posición de su Rey, pero había tiempo para eso. La Torre de a1 esta liberada y puede hacer daño, y eso sin contar con que el Caballo de e4 es pieza de caza), Alfil x Caballo e4, f x e4, Cambio de Alfiles, b x c3... hasta la posición en que GRaymond abandonó. Esa posición que me trajo un tiempo de cabeza hasta llegar a la conclusión de que, en efecto, las blancas estaban perdidas. Dama, Peón y Rey negros contra Torre, Rey y Peón blancos, pero con la envenenada posición del último, que aquí se transformará en coloso.

Esta sería la serie de hipotéticos movimientos que reproduje: Torre h3 (no hay alternativa: hay que buscar tablas por jaque continuo, porque al Peón ya le pueden echar un lazo, que estará bien defendido por la Dama), Peón e4 (avanzando imparable), Rey g3, Dama d2 (ni un paso más para acosar al Peón), Torre h1, Peón e3 (en la 6º línea la Torre ya no puede capturarlo), Torre h7, Rey f6, Torre h6 (como digo, jaque continuo), Rey g5 y aquí el mate llega en pocas. Si Torre h8, mate en 14 movimiento. Si Torre h7, mate en 6. Si Torre h4, mate en 5 después de Dama f2. Si Torre h3, mate en 5... Y si Torre h1, también mate en 5.

Todo pierde: se aguantaba más con Torre e3 (deteniendo el avance), Peón e4, quizá Rey g3, a lo que las negras contestarían con Rey d6, a un paso de aportar un defensor más al Peón, que es imparable.

 



Post your reply: