Los mejores jugadores de ajedrez del mundo

GM Judit Polgar

Judit Polgar
Nombre completo
Judit Polgar
Nacido
Jul 23, 1976 (47 años)‎
Lugar de nacimiento
Budapest, Hungría
Federación
Hungría
Retirado

Puntuación

Biografía

Judit Polgár es sin ningún tipo de dudas la mejor ajedrecista de todos los tiempos, ya que no ha habido ninguna otra jugadora en la historia capaz de hacerle sombra. Mientras que en el ajedrez masculino existe el debate de quién es el mejor de todos los tiempos, si Garry KasparovMagnus Carlsen, Polgár ha demostrado claramente su supremacía sobre el resto. Y es que no solo ha conseguido derrotar a esas dos leyendas de nuestro juego, sino también a otros Campeones del Mundo como Anatoly Karpov, Viswanathan Anand, Boris Spassky, Vladimir Kramnik, Ruslan Ponomariov y Veselin Topalov.

Polgár es la única mujer que ha logrado cruzar la barrera de los 2700 puntos Elo, que muchos consideran la distinción de “Súper GM”. Además, solo ella ha sido capaz de derrotar a un jugador que ocupaba el puesto número uno de la clasificación mundial. Y en 1991, a la edad de 15 años y cuatro meses, superó el récord de Bobby Fischer, convirtiéndose en la ajedrecista más joven de todos los tiempos en conseguir el título de Gran Maestro (una marca que en la actualidad posee Sergey Karjakin).

Con apenas 12 años, Polgár ya era la mejor jugadora del mundo, un estatus que conservó hasta su retirada en 2014, es decir, durante más de 26 años. Su mejor clasificación en el ránking mundial fue la octava posición y su máximo Elo fue de 2735. Ya retirada, Polgár seguirá siendo la mejor ajedrecista de la historia hasta nuevo aviso.

Primeros años como ajedrecista (1985 a 1991)

A la edad de nueve años, Polgár ganó su primer torneo internacional. No obstante, sus comienzos en el ajedrez fueron mucho antes de eso, cuando Judit, junto a sus hermanas Susan Polgár (GM) y Sofia Polgár (MI), participó en un proyecto de investigación educativa.

“Tomando como referencia estudios sobre educación, nuestros padres decidieron que las vidas y carreras de sus hijas serían el claro ejemplo de que cualquier niño sano puede ser exitoso en el campo que desee si recibe una formación intensiva desde una edad muy temprana,” escribiría posteriormente Judit en su página web personal. “En nuestro caso, pusieron el foco en el ajedrez.”

Los padres de Judit Polgár decidieron convertir a su hija en una campeona de ajedrez, algo que pocos años más tarde se convertiría en una realidad. A los siete, Judit jugó una partida a la ciega contra un maestro y le derrotó. Dos años después, ganó el grupo sin Elo en el Abierto de Nueva York, entre los que figuraban jugadores de gran nivel que no habían competido aún en Estados Unidos. Incluso los Grandes Maestros se apilaban alrededor de Polgár para ver sus partidas y observar como la niña superaba prácticamente a todos sus oponentes.

Tras conseguir el triunfo en su primer evento internacional a los nueve años, con 10 (1986) ya derrotaba a su primer MI en un evento oficial. En 1988, Polgár obtuvo su primera norma de MI, ganó el Campeonato del Mundo sub-12 masculino (un éxito que volvería a repetir dos años más tarde en la categoría sub-14) y acabó en primera posición en un torneo, por delante del GM Yair Kraidman.

Gracias a esos resultados, Judit obtuvo el título de Maestra Internacional, convirtiéndose de esa forma en la ajedrecista más joven de la historia en conseguir esa distinción (el GM Praggnanandhaa, que consiguió el título de MI a los 10 años y 10 meses, es quien posee el récord en la actualidad). Sus repetidos éxitos hicieron que el mismísimo Mikhail Tal afirmara sobre ella que era clara candidata a proclamarse Campeona del Mundo masculina en un futuro próximo, puesto que obtuvo la distinción de Maestra Internacional a una edad mucho más temprana (con tan solo 12 años) que Fischer y Kasparov (ambos lo consiguieron a los 14).

Sofia, Judit and Susan Polgár in 1998
Sofia, Judit y Susan Polgár en 1998. Foto: R. Cottrell, CC 3.0

Polgár cosechó también numerosos éxitos en varias Olimpiadas durante este periodo. En 1988, con apenas 12 años, jugó junto a sus hermanas con el equipo húngaro femenino, obteniendo un resultado verdaderamente impresionante, con 12,5 puntos sobre 13 posibles en el segundo tablero, lo que le valió para conseguir la medalla de oro individual. Además, su actuación contribuyó a que la selección húngara ganase el oro olímpico por primera vez en su historia. Dos años después, en 1990, Judit volvió a llevar al equipo olímpico femenino de Hungría a lo más alto, consiguiendo de nuevo el oro tanto colectivo como individual. Sin embargo, este sería el último torneo femenino en el que participaría.

Polgár se convirtió en la jugadora número uno del mundo en 1989 (a los 12 años de edad), un estatus que conservó hasta su retirada más de 26 años después. Antes de cumplir los 13, ya había entrado en el top 100 mundial. “Los logros recientes de Judit Polgár hacen que los resultados obtenidos por Fischer y Kasparov a la misma edad parezcan insignificantes,” escribió la British Chess Magazine en ese entonces.

La Gran Maestra más joven de la historia (1991 a 1997)

En 1991, Polgár ganó el Campeonato de Hungría Absoluto y recibió la distinción de Gran Maestro a los 15 años y 5 meses de edad. Superaba así en un mes el récord que hasta entonces poseía Bobby Fischer (y que en la actualidad está en manos de Sergey Karjakin).

Polgár tuvo algunas actuaciones muy destacadas poco después de conseguir el título de GM. En 1992, empató en segunda posición con el GM Vladimir Epishin en el Torneo Internacional de Madrid, solo por detrás de Anatoly Karpov y compartió el primer lugar con Evgeny Bareev en el Hastings Christmas Chess Festival de ese mismo año. Un año después, se impuso en un encuentro de exhibición ante el excampeón mundial Boris Spassky, con 5,5 puntos sobre 10. Y en 1994, ganó un torneo de Súper Grandes Maestros, el 3er Torneo Magistral, donde acabó imbatida con 7/9 puntos posibles. Entre los participantes destacaban Alexei Shirov, Gata Kamsky y el segundo clasificado Ivan Sokolov (5,5/9). Meses más tarde, en ese mismo año, ocupó la tercera posición en un torneo de élite en el que jugaban Shirov, Kamsky, Karpov y Viswanathan Anand.

La mejor jugadora de todos los tiempos (1997 a 2002)

A comienzos de 1997, Polgár participó en la 14ª edición del Súper Torneo anual de Linares, un evento que contaba con 12 fuertes Grandes Maestros. La mitad de los jugadores tenían un Elo igual o superior a los 2700 y Judit era la segunda de menor ránking. No obstante, tuvo una destacada actuación, finalizando con 6/11 puntos en una meritoria quinta posición. Polgár terminó incluso por delante de dos de los grandes favoritos, Vishwanathan Anand (2765 Elo) y Vassily Ivanchuk (2740 Elo), derrotando además al GM ucraniano en una miniatura de 19 jugadas que fue considerada una de las partidas del torneo. Cinco meses después de Linares, la jugadora húngara viajó hasta Alemania para participar en la 25ª edición del Torneo Internacional de Ajedrez de Dortmund, en el que ocupó un digno quinto puesto, superando a la leyenda Anatoly Karpov, además de a Boris Gelfand y a Nigel Short.

Un mes más tarde, Polgár era ya reconocida mundialmente como la mejor ajedrecista de la historia. “Durante mucho tiempo ha existido un acalorado debate sobre quién es el jugador más fuerte de todos los tiempos; algunos de los principales candidatos son Bobby Fischer, Garry Kasparov, José Raúl Capablanca, Alexander Alekhine o Emanuel Lasker,” escribió el legendario Gran Maestro y columnista del New York Times Robert Byrne en agosto de 1997. “Pero no hay discusión de quién es la mejor ajedrecista de la historia: se trata de la joven húngara de 21 años de edad Judit Polgár, la menor de tres hermanas absolutamente brillantes.”

Tanto en esa columna como en otras publicaciones, Judit era reconocida oficialmente como la mejor ajedrecista de todos los tiempos, un estatus que aún sigue teniendo en la actualidad. Tal y como observó Byrne, “Polgár es la única mujer capaz de competir de igual a igual y de manera consistente contra los 20 mejores jugadores del mundo.” Evidentemente, todo lo que escribió el GM norteamericano sigue siendo una realidad a día de hoy.

Polgár siguió participando en torneos del más alto nivel durante finales del S.XX y comienzos del XXI. En la 60ª edición de Wijk aan Zee, disputada en 1998, acabó en la mitad de la tabla clasificatoria con un total de 6,5/13 puntos, en un evento en el que participaban exclusivamente Súper GMs de la talla de Karpov, Veselin Topalov y Jeroen Piket. Viswanathan Anand, quien compartió la primera posición, solo sufrió una derrota, que llegó a manos de la jugadora húngara. Ese mismo año, Judit se enfrentó al entonces Campeón Mundial de la FIDE Karpov en un encuentro de exhibición, imponiéndose por un resultado de 5-3 después de ganar dos partidas y empatar las otras seis. Apenas unos meses después, Polgár se convirtió en la primera ajedrecista de la historia en participar en el Abierto de los EE.UU., un evento en el que empató en primera posición con Boris Gulko.

La Gran Maestra húngara fue también la primera mujer en jugar un Campeonato del Mundo de ajedrez, concretamente en Las Vegas en 1999, donde consiguió clasificarse para cuartos de final, ronda en la que perdió ante Alexander Khalifman, que posteriormente se alzaría con el título. Se vengaría de esa derrota en el torneo Japfa Classic en el año 2000, un evento de gran nivel que ganó y en el que participaban Khalifman (entonces Campeón del Mundo de la FIDE) y el excampeón Karpov. Estos dos jugadores acabaron empatados en el segundo lugar con 6/9 puntos posibles, a medio punto de Polgár, que terminó invicta. Ya en 2001, la Gran Maestra húngara jugó otro torneo de élite, Linares, en el que se impuso Garry Kasparov con 7,5/10 puntos y los otros cinco participantes acabaron empatados con 4,5 puntos. Cabe destacar que Judit cosechó dos tablas contra el "Ogro de Bakú", quien contaba por entonces con un Elo de 2849—siendo de esta forma la que mejor actuación consiguió contra Kasparov (superando a Karpov, Peter Leko, Alexei Shirov y Alexander Grischuk).

Su victoria ante Kasparov (2002 a 2004)

A comienzos del 2002, Polgár ganó un torneo internacional en Benidorm, España. Terminó igualada en lo más alto de la clasificación con el entonces Campeón del Mundo de la FIDE Ruslan Ponomariov, al que superó en los desempates, imponiéndose en la última partida a ritmo blitz de forma espectacular. Entre los participantes figuraban otros grandes nombres como Sergey Karjakin y Anatoly Karpov.

Pero sin lugar a dudas, su éxito más destacado en este período llegó en 2002, cuando derrotó a Garry Kasparov por primera vez en su carrera en un encuentro a partidas rápidas entre Rusia y el Resto del Mundo. Era esta la primera ocasión en la historia de nuestro juego en la que una mujer era capaz de vencer al número uno del mundo en un torneo oficial y Kasparov no lo encajó de buena gana. Garry abandonó y salió a toda prisa de la sala de juego por un callejón para que la prensa no pudiera alcanzarlo. En cuanto a Polgár, con buen criterio describió esa partida como “uno de los momentos más destacados de mi carrera.”

Uno de sus mejores resultados hasta la fecha se produjo un año más tarde, en el Torneo de Wijk an Zee de 2003, en el que acabó invita en segunda posición, solo por detrás de Viswanathan Anand. Entre sus oponentes se encontraban GMs de la talla de Evgeny Bareev, Alexander Grischuk, Vladimir Kramnik, Karpov y Ponomariov.

Gracias a estas actuaciones, Polgár logró entrar en el top-10 mundial.

El regreso a la competición (2004 a 2014)

Polgár se tomó un tiempo alejada de los tableros en 2004 y de nuevo en 2006 para dar a luz a su hijo e hija respectivamente. En algunos momentos le resultó difícil recuperar su mejor forma, pero con trabajo y perseverancia pudo demostrar lo que aún era capaz de hacer en esta etapa de su carrera ajedrecística.

Por ejemplo, en el Torneo de Wijk aan Zee en 2005, uno de los eventos ajedrecísticos más importantes del mundo, Judit terminó empatada en cuarto lugar con Alexander Grischuk, Michael Adams y Vladimir Kramnik. Participó también en el Campeonato del Mundo de la FIDE de ese mismo año (en el que acabó en última posición de un total de ocho jugadores) y un año después, en 2006, ocupó la quinta/sexta plaza con 4,5/6 puntos en el Torneo Essent Chess, derrotando en dos ocasiones al número uno del mundo en ese momento, Veselin Topalov.


Judit conseguiría nuevos éxitos en 2010 y 2011. En 2010, la Gran Maestra húngara se impuso en el Torneo Cuadrangular de Ajedrez UNAM con una puntuación de 6/8, derrotando a Vassily Ivanchuk, segundo clasificado, por un resultado de 2,5-1,5 y a Topalov, tercero, por 3,5-0,5. Ese mismo año, derrotaría también en un encuentro al ajedrecista de origen checo más fuerte de todos los tiempos, el GM David Navara, por un resultado de 6-2.

Ya en 2011, Polgár compartió el primer puesto en el Campeonato de Europa Individual, aunque finalmente tuvo que conformarse con la medalla de bronce tras la disputa de los desempates. El torneo contó con un total de 393 jugadores, de los cuales 167 eran GMs. Judit participó también en la Copa del Mundo de 2011, donde alcanzó los cuartos de final, ronda en la que cayó ante el eventual ganador del evento, Peter Svidler. No obstante, logró eliminar al principal favorito del torneo, Sergey Karjakin, en lo que fue una actuación muy destacada por parte de la GM húngara.

En la Olimpiada de Ajedrez de 2012, Polgár terminó con 7,5/10 puntos en el tercer tablero, realizando una actuación de 2744 puntos Elo. Fue su mejor papel en un torneo desde el año 2000. Meses más tarde logró derrotar a Magnus Carlsen en una partida rápida, sumando de esta forma una nueva víctima a su lista de Campeones del Mundo a los que había vencido (Carlsen ganó el título tan solo un año después de su enfrentamiento con Polgár, en 2013).

En 2013, Polgár superó a Nigel Short en el Death Match 18 organizado por Chess.com. El resultado final fue de 17,5 a 10,5 a favor de la jugadora húngara, que ganó el bloque de tres minutos por un convincente 6-2. Un año más tarde se adjudicó la medalla de plata con el combinado húngaro masculino en la Olimpiada de Ajedrez. Después de ese éxito, Polgár anunció su retirada del ajedrez competitivo.

Posteriormente, Judit aceptó el cargo de capitana de la selección húngara masculina. Polgár sigue realizando una labor proactiva en la comunidad ajedrecística, desempeñando las funciones de comentarista, escritora o conferenciante entre otras. Además, ha contribuido a introducir el ajedrez en los colegios y ha promovido iniciativas que impulsan el ajedrez como herramienta educativa. En 2015, recibió la Gran Cruz de la Orden de San Esteban de Hungría, la mayor condecoración que puede otorgarse a una persona en ese país y que originariamente fue una orden de caballería.

Legado

Judit Polgár
Judit Polgár. Foto: Maria Emelianova/Chess.com

Para muchos, el legado de Polgár es bastante sencillo de resumir—se trata de la mejor ajedrecista de la historia. Sin embargo, su contribución al desarrollo de nuestro juego, tanto en el pasado como en la actualidad, supera con creces esa afirmación.

Judit ha acabado con la falsa creencia de que las mujeres no pueden competir con los hombres al mismo nivel en ajedrez. Además, muchos son de la opinión de que su estilo agudo y táctico ha servido a numerosas mujeres de inspiración para desarrollar predilección por ese enfoque agresivo.

Sería un error considerar únicamente a Judit Polgár como la mejor jugadora de todos los tiempos. La brillantez de sus partidas ha resistido el paso del tiempo y estas ejercerán una gran influencia sobre futuras generaciones de hombres y mujeres. Por si fuera poco, aún tiene muchos conocimientos que compartir con los miles de aficionados de todo el mundo desde su rol como comentarista, embajadora del ajedrez educativo o comentarista entre otros.

Mejor partida


Aperturas más frecuentes

Partidas